la laguna

La Laguna lucha contra la expansión de la cotorra de Kramer

El Camino Largo es uno de los puntos en los que puede verse a estas aves, cuya captura se incluye en el nuevo contrato de control de plagas, que el Consistorio licita por primera vez
cotorra de Kramer
La Laguna lucha contra la expansión de la cotorra de Kramer. DA

La cotorra de Kramer, especie exótica e invasora, cada vez tiene mayor presencia en el municipio de La Laguna, por lo que, por primera vez, el Ayuntamiento va a tomar medidas para controlar su expansión, incluyéndola en el nuevo servicio de control de plagas y recogida de animales que el Consistorio, a través del área de Medio Ambiente, acaba de sacar a licitación por primera vez, ya que hasta ahora este servicio se estaba realizando a través de diversos contratos menores.

Así lo confirmó ayer el concejal responsable del área, José Luis Hernández, quien explicó que “desde que llegué a la Concejalía me di cuenta de que esto teníamos que solucionarlo y nos pusimos manos a la obra”, sacándose ahora a licitación este nuevo contrato que se ha dividido en tres lotes: uno para el control de la población de palomas y retirada de aves asilvestradas, incluyendo gallos y gallinas fundamentalmente; otro para la retirada de fauna exótica, que ahora incluye la cotorra de Kramer, y un último para la desratización y desinsectación en espacios públicos abiertos.

Las empresas pueden concurrir a uno de los lotes o varios, lo que permite “la especialización y que las pequeñas y medianas puedan tener opciones”, apuntó el edil, que añadió que, además, “nos dará mucha más flexibilidad y garantías para este servicio, que es fundamental”. La licitación es por un total de dos años, con posibilidad de prórroga por otros dos, y un presupuesto global de 248.202,56 euros, sin IGIC. Por lotes, el presupuesto es de 67.863,80 euros para el de control de palomas y retirada de aves asilvestradas; de 28.405,58 euros para el de retirada de fauna exótica; y de 151.933,18 euros para el de desratización y desinsectación.

En cuanto a la retirada de fauna exótica foránea, el servicio incluye por primera vez la captura de aves exóticas e invasoras, como la cotorra de Kramer. “Hasta hace poco más de un año era muy testimonial, pero desde hace unos meses es un problema que se ha acrecentado de forma enorme”, sobre todo en zonas como “el Camino Largo, en el casco, y donde hay arboledas ya se ven bandadas considerables”, explicó el edil. “Si esto lo dejamos pasar un año o dos más se nos convierte en un problemón -añadió-, y estamos ahora en un momento en el que con trampeo quizás se puede controlar”. En este caso, las aves son capturadas y no se sacrifican.

Respecto al lote de desratización y desinsectación en espacios públicos abiertos, incluye especies tales como ratas, ratones, cucarachas, pulgas, hormigas, abejas, avispas y similares.

Mientras, en el control de la población de palomas y retirada de aves asilvestradas, se incluyen los gallos y gallinas, que “es un problema cada vez más recurrente, sobre todo en estos espacios en el límite entre zonas urbanas y rurales, como en el barranco de La Verdellada, y empiezan a crecer de manera desmesurada y a haber problemas que hay que atajar”, señaló Hernández.

En cuanto a las palomas, el pliego incluye la colocación de 25 jaulas para su captura, determinando el Ayuntamiento los emplazamientos. Sin embargo, el concejal explicó que un reciente informe de la Fiscalía del Estado remitido a la Federación Española de Municipios y Provincias establece, en cuanto a la captura y/o sacrificio de las palomas en áreas urbanas, que debe ser autorizado por el órgano ambiental competente del territorio. Un procedimiento que aún está por concretar. “En todo caso, se dará a conocer este informe a la empresa que resulte ganadora de la licitación y veremos cómo organizamos este tema de la solicitud”, indicó el edil, quien apuntó que la licitación se remitió antes de la aparición de este informe.

Hernández también señaló que finalmente se desestimó la utilización de pienso anticonceptivo, ya que, aunque “parecía bastante interesante, nos pasaron un estudio donde se decía que podía haber daños colaterales para otras especies y eso nos hizo frenar un poco” y al no tener los resultados claros, y tener que sacar ya la licitación, “hemos seguido con el único método que tenemos ahora”, apuntó.

TE RECOMENDAMOS