la palma

Menores bajo medidas judiciales cogen las palas para retirar ceniza de una vivienda en Las Manchas

Para Karen, una de las jóvenes que han llegado desde Gran Canaria como parte de esta iniciativa, es una experiencia “muy bonita, ya que podemos ayudar a La Palma ahora que lo necesita, igual que se nos ha ayudado a nosotros”
menores-medidas-judiciales-la-palma
Uno de los jóvenes limpiando ceniza. Luis González Morera/Efe

Luis González Morera/ EFE. | Más de 20 jóvenes en situación de vulnerabilidad o bajo medidas judiciales han colaborado este fin de semana en la retirada de cenizas de una vivienda en el barrio de Las Manchas, en La Palma, como parte de una iniciativa enmarcada en el Camino de Los Valores de la asociación UP2U.

Los jóvenes, pala en mano y a un ritmo envidiable, han retirado más de 40 metros cúbicos de ceniza expulsada por la erupción en Cumbre Vieja de los alrededores de la vivienda de Fidelino y Lencia que, en algunos puntos, llegaba a alcanzar el palmo de grosor.

menores pertenecientes al sistema judicial o de protección

La asociación UP2U, presidida por la magistrada titular del Juzgado de Menores número 1 de Las Palmas de Gran Canaria, Reyes Martel, lanza cada año una iniciativa que apuesta por el desarrollo e integración de menores pertenecientes al sistema judicial o de protección.

Reyes Martel, que se ha desplazado a La Palma para trabajar codo a codo con los chicos, ha destacado el compromiso de los chavales que “muestra una visión distinta y más real de lo que es nuestra juventud, simplemente hay que guiarlos por el camino adecuado”.

Martel comprende que la imagen que queda en la sociedad tras delitos graves que tienen como protagonistas a menores de edad es muy potente, y por ello pide que se reconozca el trabajo de estos jóvenes que, “cuando se les dan las pautas, reaccionan, y se vienen arriba”, ha declarado a EFE la magistrada.

Junto a los jóvenes, ha estado retirando ceniza un amplio grupo de colaboradores y educadores sociales de la Fundación Diagrama, Ideo, Mensajeros de La Paz y Trib-Arte, acompañados de un nutrido grupo en representación de funcionarios de los juzgados de Menores de la capital grancanaria que han acudido a la isla como voluntarios.

Con música de fondo, herramientas de trabajo, y en pie desde las siete y media de la mañana, la veintena de jóvenes llenan el camión con capacidad para cuatro metros cúbicos de ceniza en apenas diez minutos, lo que no deja de impresionar al transportista.

“En una jornada de ocho horas se suelen llenar tres bandejas, ellos hicieron once el sábado y van para lo mismo el domingo”, ha dicho Andrés, el conductor de camiones, que lleva meses retirando cenizas por su barrio.

Para Karen, una de las jóvenes que han llegado desde Gran Canaria como parte de la iniciativa, ésta es una experiencia “muy bonita, ya que podemos ayudar a La Palma ahora que lo necesita, igual que se nos ha ayudado a nosotros”.

Karen reconoce que es un trabajo duro, pero que merece la pena no solo por la labor que están realizando, también por las amistades que se lleva por el camino y el buen rato que pasan entre ellos.

Alexis, hijo de los dueños de la casa, se emociona al ver el empeño con el que esta joven cuadrilla trabaja y cómo, “pala a pala, camión a camión, se va recuperando lo que era la casa de mis padres”.

La jornada ha finalizado con una entrega de un cheque de 2.000 euros recaudados con la venta de diferentes productos creados por los adolescentes para afectados por la erupción y con una visita por los distintos puntos de observación del cono volcánico y las coladas. 

TE RECOMENDAMOS