sanidad

Sanidad pide notificar las picaduras de mosquitos en La Palma

Estos mosquitos en La Palma son negros con rayas y un tamaño más pequeño de lo habitual en las Islas
Aegypti, los mosquitos en La Palma que fueron detectados a través de "mecanismos preventivos"
Aegypti, los mosquitos en La Palma que fueron detectados a través de “mecanismos preventivos”. | DA

La Consejería de Sanidad ha pedido a la población de La Palma que cuando tenga una sospecha de la picadura de un mosquito Aedes Aegypti, que es negro con rayas y más pequeño que los habituales de las islas, lo notifique al correo electrónico vectores.scs@gobiernodecanarias.org.

Los ciudadanos pueden enviar fotos de sospechas de presencia de ese mosquito al citado correo electrónico o imágenes de fuertes reacciones inflamatorias por picaduras si se produjeran, indicando el lugar geográfico en el que se ha localizado y un número de teléfono.

Los mosquitos Aedes son negros con rayas, más pequeños que los habituales en el territorio canario y se reproducen en pequeños puntos de agua.

La Consejería de Sanidad ha recordado este miércoles que estos mosquitos suelen picar durante el día y su picadura genera una fuerte reacción inflamatoria y gran escozor. Se mueven cerca del suelo ágilmente y no se escucha ningún zumbido.

La Dirección General de Salud Pública del Servicio Canario de la Salud desarrolla el protocolo de Vigilancia Entomológico de Canarias, tras la detección puntual de dos larvas de mosquito Aedes aegypti en La Palma, se indica en un comunicado.

Contra los mosquitos en La Palma

Así, se han instalado 112 trampas en diversos puntos para los mosquitos en La Palma con el objeto de detectar y erradicar posibles ejemplares de ese insecto, en el caso de que los hubiese; se ha formado a los sanitarios de la isla para detectar posibles reacciones a picaduras y se habilitado la citada cuenta de correo electrónico para que cualquier ciudadano notifique la sospechas de presencia de mosquitos o de picaduras.

El Aedes aegypti es un vector de transmisión de enfermedades víricas en otras zonas geográficas donde esas patologías son endémicas, lo que no sucede en Canarias.

Aunque la secuenciación de las larvas confirmaron la ausencia de virus portador de enfermedades transmisibles, se mantiene el protocolo de detección y vigilancia.

El objetivo del Sistema de Vigilancia Entomológica de Canarias, que se desarrolla en colaboración con el Instituto de Enfermedades Tropicales, es detectar precozmente ejemplares adultos, huevos o larvas de mosquitos invasores.

Para ello se ha instalado dos tipos de trampas en la isla: las ovitrampas y las BG Sentinel cuyas funciones son atrapar los huevos, las larvas y las pupas que pueda contener y también los mosquitos adultos.

Las trampas de mosquitos en La Palma contienen un atrayente que se emite al ambiente y atrapa a los mosquitos adultos que quedan retenidos en el interior de una bolsa de malla que contiene el equipo para su estudio en el laboratorio, se agrega en el comunicado.

El Aedes aegypti se caracteriza por tener un vuelo corto y bajo, por lo que su picadura se produce, fundamentalmente, en las extremidades inferiores.

A diferencia del mosquito común, esta especia pica de día, más concretamente al amanecer y al atardecer y dependiendo de la postura de la persona pueden producirse picaduras en la cara, brazos y piernas.

Este insecto se traslada con los seres humanos y sus enseres y mercancías a través de coches, equipajes y plantas, y es habitual que habite cerca de los humanos: dentro de casa, jardines o garajes, ya que así se asegura el alimento (néctares de plantas y materia orgánica).

Las hembras, además, necesitan “imperiosamente” de la sangre para la puesta de sus huevos, por lo que buscan habitar espacios donde haya personas.

El ciclo de desarrollo del mosquito de huevo a adulto es de entre 7 y 10 días, y un adulto puede vivir entre 30 y 40 días.

Las hembras del mosquito son las que pican, ya que necesitan alimentarse de sangre para reproducirse, y también necesitan agua (puntos de cría) para completar su desarrollo.

Depositan sus huevos en las paredes de los recipientes con agua, de donde emergerán las larvas que luego se transformarán en pupas (ambas acuáticas) y que finalmente se convertirán en mosquitos. Por ello, es fundamental eliminar sus puntos de cría.

Actualmente las tareas de vigilancia en La Palma están encaminadas a la identificación y localización del mosquito, y para ello se siguen dos líneas de trabajo, una de las cuales es la instalación de huevos, larvas y adultos del mosquito.

La otra es la identificación de picaduras del mosquito, que ayuden a localizar la zona en la que ha podido asentarse. 

TE RECOMENDAMOS