la laguna

Los bañistas vuelven a la playa de Bajamar

Las obras que faltan del dique en la playa de Bajamar no afectan al espacio, que se ha podido reabrir con “las garantías de seguridad”
playa de Bajamar
Los bañistas regresaron a la playa de Bajamar SERGIO MÉNDEZ

Los bañistas pudieron volver a disfrutar ayer de la playa de Bajamar, en la costa lagunera, que reabrió tras ocho meses de clausura debido a las obras de reparación del dique, después de que el Cabildo de Tenerife haya confirmado a la Corporación local que las labores que quedan pendientes no afectarán a este espacio del litoral.


En concreto, la concejala de Playas y Piscinas del Ayuntamiento de La Laguna, Cristina Ledesma, especificó ayer que la reapertura de la playa de Bajamar se produjo sobre las 16.00 horas, una vez que finalizaron los últimos trámites administrativos pendientes del Cabildo, así como la última revisión técnica in situ. Aunque la concejala apuntó que ayer no se podía acceder ni a la zona detrás del faro, ni al espigón ni a sus escalones, debido al fuerte oleaje que había, por lo que estos puntos fueron vallados para impedir el acceso por seguridad.


El Ayuntamiento había anunciado este pasado fin de semana la reapertura hoy de la playa, sobre lo que Ledesma explicó que, si bien la previsión era abrir la zona de baño hoy, finalmente se decidió adelantarla a ayer porque “se daban las garantías de seguridad oportunas y desde el Cabildo de Tenerife nos han informado de que las obras que faltan no afectan a este espacio”.

La playa de Bajamar, una demanda histórica


El alcalde, Luis Yeray Gutiérrez, valoró que se “haya cumplido con el cronograma previsto de la actuación” para que la playa pueda ponerse en servicio justo al inicio de la Semana Santa, cuando comienza a crecer la afluencia en el núcleo costero. El regidor local agradeció a la Corporación insular su implicación para responder “a la demanda histórica de Bajamar”, así como a las vecinas y vecinos “la paciencia que han mantenido durante estos meses de trabajos”. “Por fin, la ciudadanía puede volver a disfrutar de los baños en mar abierto; ahora, además, con una mayor tranquilidad, porque estará protegida del fuerte oleaje”, celebró.


La puesta en servicio coincidió, además, “con el inicio de una iniciativa social que hemos querido apoyar y que se desarrollará a lo largo de toda la semana”, apuntó la concejala. Se trata de River Flow & Ocean Flow, un proyecto piloto llevado a cabo por un equipo de psicólogos alemanes y austriacos que dará clases de surf, en conjunto con una empresa lagunera, con fines terapéuticos para mejorar la salud física y psicológica de las personas participantes.

TE RECOMENDAMOS