baloncesto

El Lenovo Tenerife pasa el rodillo en Málaga (64-97)

Los aurinegros no dan opción alguna a su rival, firmando una de las mejores actuaciones del curso
Unicaja-Malaga-Lenovo-Tenerife
El Unicaja Málaga-Lenovo Tenerife enfrenta a dos de los equipos más en forma de la liga EMILIO COBOS

El Lenovo Tenerife pasó el rodillo en Málaga frente a Unicaja (64-97) en un encuentro dominado de principio a fin por los aurinegros. Al Canarias le salió todo, sobre todo en defensa, lo que permitió que su ataque fuera demoledor.

Los insulares acabaron valorando 130 créditos por 52 de su oponente. En un partido perfecto, una de las virtudes de los insulares fue la de no bajar el ritmo, algo que define su ambición.

Comenzó mandando el Canarias (0-6). Darío Brizuela cometió su segunda personal muy pronto (menos de cuatro minutos jugados) y Salin, con un triple, mandó el duelo al primer tiempo muerto del duelo (4-14). Parcial de 7-0 para los locales (11-17) que respondió Wiltjer con un triple (11-20) para llegar al final de la primera manga con una cómoda ventaja (15-24).

Los nueve rebotes en ataque de Unicaja, sin jugar bien, permitía a los verdes estar muy cerca del Canarias (26-30). La defensa canarista se ajustó, lo que unido a los buenos minutos de Shermadini volvió a dar una renta de 11 tantos a los suyos.

Al descanso, pese a valorar negativo cinco de sus jugadores, los 11 rechaces ofensivos de Unicaja le permitían perder solo de nueve puntos (32-41). El 1 de 16 en triples de los locales resultaba demoledor.

Dos triples de Doornekamp y una canasta de Huertas (34-51) lanzaron al Canarias en el marcador, obligando a Ibon Navarro a pedir un tiempo muerto ante la posibilidad de que los insulares, muy superiores, comenzaran a decidir el encuentro.

Dominio total y absoluto del Lenovo Tenerife que llega al final de la tercera manga con 39-68. Los números lo decían todo: 2 de 24 en triples con ocho recuperaciones de los insulares. Este parcial había sido 7-27.

Los de Txus Vidorreta no bajaron el ritmo pese a estar todo decidido, provocando que el público del Carpena se marchara antes de tiempo de sus asientos (48-82).

El final, con 64-95, es la mejor muestra de lo que fue el partido.

TE RECOMENDAMOS