internacional

El futuro del aborto en Estados Unidos

La filtración de un documento judicial pone en alerta a la nación sobre las maquinaciones para restringir los derechos de la mujer
aborto-estados-unidos

Un borrador de un documento en el que el magistrado conservador del Tribunal Supremo de Estados Unidos, aconsejaba que la corte fallara a favor de un caso en Mississippi que dirime sobre si el estado puede prohibir la mayoría de los abortos a partir de las 15 semanas de gestación, se filtró a una de las publicaciones nacionales de mayor trascendencia en la nación.

La opinión escrita del juez Samuel Alito fue publicada por “Politico”, opinión que supone un desafío directo a la garantía del derecho al aborto consagrado en la famosa sentencia judicial conocida como Roe v Wade.

El documento de 98 páginas se publicó en su totalidad, y el juez arguye que la sentencia a la que nos referimos anteriormente fue errónea desde el inicio y dice que debe ser anulada.

No hace falta decir que esto significaría un gigantesco paso atrás en los derechos de la mujer y las protestas no se han hecho esperar.

Pero…¿qué es Roe vs. Wade?

En un país cuyo sistema judicial se basa en la jurisprudencia, esta sentencia de 1973 que protege el derecho al aborto en EE. UU. hasta el momento en que un feto puede sobrevivir fuera del útero, lo que se considera generalmente como 24 semanas de gestación, es uno de los fallos judiciales más polémicos de la historia de la nación norteamericana, pero se ha mantenido en pie hasta ahora pese a que en los últimos años se han aprobado un centenar de leyes restringiendo o prohibiendo el aborto en varios estados.

Esta sentencia tiene peso como precedente pero nunca se ha aprobado como ley en el Congreso Federal, por lo que un fallo que anule su valor desencadenaría consecuencias en las legislaturas estatales.

El futuro del aborto

Aún es posible que los votos cambien y que el aparente borrador de opinión se quede solo en eso, pero, si la Corte Suprema falla en la línea sugerida por el documento filtrado, las consecuencias serán rápidas y de grandes consecuencias.

Debido a que el Congreso de los EE. UU. nunca ha consolidado el derecho al aborto en sus leyes, la revocación de Roe v Wade significaría que los estados individuales podrían tomar sus propias decisiones de forma automática. La proyección es que al menos 26 de los 50 estados de la Unión, agilicen los trámites rápidamente para restringir o prohibir la interrupción del embarazo.

El impacto de la revocación de la sentencia es que en muchos estados tendría un efecto detonante para hacer que los cambios entren en vigor de forma inmediata. Eso significa que las mujeres en esos estados enfrentarían severas restricciones en su capacidad para abortar, y EE. UU. se convertiría en uno de los cuatro países en restringir ese derecho en casi 30 años.

Ahora mismo ya hay varios estados que han prohibido el aborto, como el caso de Texas, incluso en los casos de incesto y violación con penas para los médicos que van desde cárcel hasta 100.000 dólares de multa, y algunos estados quieren además prohibir que las mujeres que quieran someterse al procedimiento viajen a otros estados para hacerlo.

Reacciones

Las protestas no se hicieron esperar, y cientos de manifestantes inmediatamente rodearon la sede del Tribunal Supremo, y es de esperar que se produzcan en los próximos días manifestaciones mejor organizadas en la nación.

Por parte de los políticos, los demócratas advierten que anular Roe v Wade sería una catástrofe. Encabezados por la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer, emitieron una declaración conjunta en la que dijeron que tal medida sería “una abominación, una de las peores y más dañinas decisiones de la historia moderna”.

En un año de importantes elecciones en noviembre donde los demócratas podrían perder la estrecha mayoría que tienen en ambas Cámaras, el tema se ha convertido en crucial y el principal foco de campaña en un giro que coge por sorpresa a la Casa Blanca.

Con las manos atadas

La Casa Blanca está buscando acciones que pueda tomar para proteger el derecho al aborto, pero sus opciones son limitadas. En las horas posteriores a la filtración del documento, el presidente Biden se comprometió a luchar para proteger el acceso al aborto. Sin embargo, hay poco que pueda hacer al respecto.

El Congreso podría garantizar el acceso al aborto en todo el país convirtiendo las protecciones bajo la Roe v. Wade en ley, pero necesitarían 60 votos del Senado, es decir todos los votos demócratas, y ya hay al menos dos senadores moderados que se han mostrado en contra. Los demócratas admiten que el esfuerzo parece estar fuera de su alcance: tendrían que votar para eliminar el obstruccionismo para garantizar el derecho al aborto con una mayoría simple, pero el senador Joe Manchin III de Virginia Occidental y la senadora Kyrsten Sinema de Arizona. han dicho que no respaldarán tal un cambio de regla. Además, a Biden también le preocupa que, si los demócratas suspenden el obstruccionismo para codificar la sentencia Roe, los republicanos simplemente revertirían eso la próxima vez que tomen el control del Congreso y la presidencia, prohibiendo el aborto en todo el país.

La Casa Blanca están debatiendo una serie de acciones ejecutivas y regulatorias que la administración podría tomar para facilitar que las mujeres en los estados republicanos, particularmente las mujeres pobres, accedan a servicios de aborto, pero casi cualquier acción administrativa enfrentaría acciones legales de los fiscales republicanos, y podrían tardar meses en litigios.

Un paso atrás

El gobierno de Biden, pese a que el presidente es católico practicante, había logrado un gran avance a finales del año pasado al permitir que las píldoras abortivas se recetaran a través de citas telemáticas y se enviaran por correo al destinatario, y había designado más de seis millones y medio de dólares para subvenciones de “necesidad extrema”, para ampliar el acceso a los servicios de anticoncepción de emergencia y planificación familiar.

¿Quién filtró el documento?

Aunque se trate solo de un borrador, no hay duda de cuál es la intención. Según “Politico” otros cuatro jueces designados por los republicanos apoyaron la decisión, lo que significa un total de al menos cinco votos en el tribunal de nueve miembros. Después de dicha votación, a un juez se le asigna la opinión de la mayoría y luego escribe un borrador, que luego se distribuye y está sujeto a ediciones. Es posible que se realicen cambios en la opinión, o incluso que cambien los votos, antes del fallo final de la corte, que se espera para los próximos meses.

Sobre la filtración hay varias teorías, por una parte, dicen que pudo haber sido desde un secretario de una justicia liberal que espera aumentar la presión pública sobre el tribunal antes de que publique la decisión, hasta un conservador que quiere suavizar el impacto de la decisión cuando llegue.

Lo que está claro, es que al margen de las repercusiones que tendría esta votación a favor de revocar Roe vs. Wade, el hecho de que se haya filtrado este documento desde el seno del Tribunal Supremo, crea una brecha de desconfianza dentro y fuera del máximo organismo judicial en Estados Unidos, que debe ser investigado, y en el que se centran todas las quejas del partido republicano.

TE RECOMENDAMOS