salseos

El ingreso de Concha Velasco en una residencia de ancianos, dos meses después

Fue el pasado 8 de marzo cuando, al final de la tarde y de forma totalmente sorpresiva, se conocía la noticia de que Concha Velasco se había trasladado a vivir a una residencia de ancianos
El ingreso de Concha Velasco en una residencia, dos meses después

Concha Velasco (82 años) está muy bien, muy animada e integrada. Mucho mejor”, sostiene alguien autorizado y cercano a la veterana artista justo cuando se cumplen dos meses del traslado definitivo a su nueva residencia de mayores.

Fue el pasado 8 de marzo de 2022 cuando, al final de la tarde y de forma totalmente sorpresiva, se conocía la noticia de que Concha Velasco se había trasladado a vivir a una residencia de ancianos en el centro de Madrid.

EL ESPAÑOL se ponía en contacto con su hijo mayor, Manuel Martínez Velasco, quien confirmaba la información: “Mi madre tiene artrosis. Es muy complicado con ella el día a día. Necesita cuidados cada vez más, las 24 horas del día. Fuimos probando poco a poco y cada vez estaba mejor”. Concha Velasco y su hijo, Manuel, en una de sus últimas salidas públicas, en marzo de 2022.

Días más tarde, el 29 de marzo, se informó del traslado de centro. Velasco pasó de vivir en Santa Matilde, en el céntrico barrio Cuatro Caminos de Madrid, para instalarse en otro enclave, mucho más exclusivo y con prestaciones más acordes a sus necesidades básicas, en Orpea Punta Galea, en Las Rozas.

Allí, con amplios jardines y luminosos ventanales, Concha Velasco ha encontrado, por fin, su hábitat y lo más cercano a un hogar. En la primera residencia no se terminó de adaptar por falta de espacio, amén de por la lógica incomodidad que supuso el cambio por desconocido. Hoy, su día a día es otro. Se destaca, como novedad, que las visitas de amigos y conocidos “ya no son tan frecuentes ni diarias”.

No tanto por el ánimo de la celebérrima artista -que vuelve a ser el de siempre-, explican, sino más bien para procurarle una mayor tranquilidad: “A Concha le gusta recibir visitar y tener todos los días una ocupación, pero como es tan coqueta y le encanta estar perfecta para todos, eso también es un tanto estresante”.

En la actualidad, la gran Velasco recibe visitas puntuales y semanales y no con tanta frecuencia. Quienes sí acuden bastante son sus hijos, Paco y Manuel. “Y si no pueden ir por sus trabajos, están todo el día al teléfono”, aclaran. Una de las mayores alegrías para Concha Velasco es recibir a su nieto, Samuel -hijo de Paco-, por el que siente una auténtica debilidad, que es mutua.

Sea como fuere, el ánimo de Concha está “mucho mejor”, y dentro del centro ha hecho “buenas conocidas” con las que charla y comparte anécdotas de vida y pasatiempos varios. “Sin pretenderlo, ella ha dado vida a sus nuevos compañeros. ¡No todos los días se tiene a una artista de su talla!”, termina la comunicación la fuente consultada.

TE RECOMENDAMOS