sociedad

Montse Román: “En el aspecto emocional, aplicamos la cautela preventiva”

En Cataluña se incorporó al dispositivo por los atentados de agosto de 2017: "Esa semana estaba de guardia. Fue un impacto muy fuerte, con múltiples víctimas a las que atender". De ahí, a la erupción volcánica en La Palma: "Hubo momentos muy críticos"

Funcionaria de la Generalitat de Cataluña, con una plaza reservada, Montse Román es jefa del Servicio de Protección Civil y Atención de Emergencias del Gobierno de Canarias.  

-¿Criminóloga? 
“Yo estudié criminología pensando en dedicarme a los centros penitenciarios. Era mi vocación principal”. 

-¿Y después qué? 
“Hace veinte años y medio empecé a trabajar en el 112, en Cataluña. Me iba especializando en emergencias”. 

-¡Ah! 
“Tampoco descartaba la opción de entrar como cuerpo facultativo en la Policía”.  

-¡Ya! 
“Del 112 trabajé también en Bomberos y luego en Protección Civil”. 

-Todo eso está vinculado… 
“Fui escalando en la Administración dentro del ámbito de la Protección Civil y la gestión de emergencias”. 

-Ha habido algo relacionado con la lucha antiterrorista, ¿no? 
“En los atentados del 17 de agosto de 2017. Esa semana estaba de guardia y me incorporé al dispositivo”. 

-¡Terrorífico! 
“Un impacto muy fuerte, con múltiples víctimas a las que atender”. 

-¿Sigues siendo funcionaria de Cataluña? 
“Conservo una plaza”. 

-¿Cómo se produjo el traslado de destino? 
“Tenía bastante relación con Gran Canaria concretamente. Me presenté a la convocatoria para una gerencia”. 

-¿Con qué resultado? 
“No me la adjudicaron, pero al día siguiente me llamaron de la Dirección General de Seguridad y Emergencias”. 

-Ahí, sí… 
“Era en plena pandemia. La verdad es que necesitaba un poco de cambio”.  

-Una ocasión oportuna… 
“Me lo dijeron un martes y el sábado estaba en Tenerife”. 

-¡Por la vía rápida! 
“No lo dudé. Comencé a trabajar el lunes”. 

-¿Con qué funciones? 
“Planificación, prevención (autoprotección de las instalaciones, playas…), la coordinación del 112 y las emergencias”. 

-¡Que no es poco! 
“Y una tarea importante con el voluntariado para integrarlo en el sistema”. 

-¿Algo más? 
“La gestión de los helicópteros de rescate y salvamento”. 

-¿Cuántos son? 
“Seis, multifuncionales”. 

-¡Y el papeleo! 
“Contratos, preguntas parlamentarias, informes…”. 

-El volcán se llevó la palma en el último año… 
“Con un papel previo a la erupción. El comité científico lo activamos el 13 de septiembre [de 2021]”.    

-¡Al pie del cono! 
“Coordinamos las reuniones del comité científico y de dirección con las administraciones implicadas”. 

-Un despliegue no improvisado, sino adaptado… 
“Cuando entró en erupción, se instaló el Puesto de Mando Avanzado a través de la unidad Drago”. 

-Con un paso por delante… 
“Ese camión hizo de plataforma coordinadora en el centro de visitantes de El Paso”. 

-Un punto cardinal… 
“Asegurar las comunicaciones, garantizar las reuniones, evaluar los riesgos y proponer soluciones”. 

-Sobrevolando el peligro… 
“Aportamos nuestra unidad de drones”.  

-¡Se la jugaban en aquel áspero escenario! 
“En la parte de logística, proporcionamos el avituallamiento… Y elaboramos los protocolos de acceso”. 

-La lava y los gases contaminantes avanzaban a sus anchas, sin credenciales… 
“Hubo momentos muy críticos. El primer viernes se barruntaba un derrumbe total o parcial del cono”. 

-El tremor desató el temor… 
“Nos reunimos de urgencia para ordenar unas evacuaciones muy cerca de la noche”. 

-El día amaneció con temblores en el cuerpo… 
“No sabíamos si habría un deslizamiento súbito hacia el mar, con daños a estructuras y personas impredecibles”. 

-¡Un susto de aúpa! 
“Y los gases requirieron una monitorización constante en el área de exclusión”. 

-¡Uf! 
“Procedimos a desalojos sobre la marcha”. 

-Realojos, recogida de enseres, vigilancia… 
“La actividad se mantuvo con cierta normalidad, relativa, condicionada… Había que garantizar la seguridad”. 

-¿La profesionalidad y la emotividad se abrazaron? 
“¡Obviamente! Desde que estoy aquí, la erupción volcánica ha sido la experiencia que más me ha marcado”. 

-¿El contacto con la población crea afectividad? 
“¡Comprensión! En el aspecto emocional, aplicamos la cautela preventiva”. 

-¿Recopilaban impresiones y decepciones? 
“Ayudábamos a personas que no se manejaban con las herramientas, como el código QR, o con otras dificultades”. 

-¿Qué enseñaba la vivencia cuando el fenómeno de la naturaleza se ensañaba? 
“Hemos aprendido de las complicaciones en situaciones que nos desbordaban”. 

-Al mando de un helicóptero, ¡eh! 
[Risa] “Era un simulador. No tengo la licencia. ¡Todavía!”.  

-Entretanto, ¿de copilota? 
“Acompañante en los vuelos de reconocimiento en los helicópteros de coordinación”. 

-¿Para dirigir un dron se exige un don? 
“La afición al aeromodelismo no es suficiente; menos aún, en emergencias”. 

Montse Román Casamartina, jefa del Servicio de Protección Civil y Atención de Emergencias del Gobierno de Canarias. / DA
Montse Román Casamartina, jefa del Servicio de Protección Civil y Atención de Emergencias del Gobierno de Canarias. / DA

TE RECOMENDAMOS