sociedad

El tinerfeño Pablo Díaz desvela en qué se ha gastado el dinero del premio de ‘Pasapalabra’

En julio se cumple el aniversario de su gran victoria en el concurso de televisión
pablo-diaz-premio-pasapalabra
El tinerfeño Pablo Díaz ganó el bote de 'Pasapalabra'. Sergio Méndez

El tinerfeño Pablo Díaz ganó, hace casi un año, el bote de ‘Pasapalabra’ tras 260 programas, un hito que le permitió hacerse con 1.828.000 euros. En una entrevista para El Español, el exconcursante de uno de los concursos televisivos más populares de España cuenta en qué ha invertido ese dinero, que ha repartido entre un colchón económico familiar, independizarse de sus padres comprándose un piso y un máster de violín en Ámsterdan.

“Lo principal ha sido venirme a vivir a Madrid, comprarme una casa e independizarme. A mi edad (25 años) hoy en día es algo que, por desgracia, es impensable para la mayoría de jóvenes a menos que ganes el bote de ‘Pasapalabra’, así que me considero muy afortunado. He hecho también un máster en Amsterdam sobre violín. El resto lo tengo ahorrado como colchón para un futuro y para tener la tranquilidad de poder seguir estudiando los próximos años sin vivir con una preocupación económica constante”, indica Pablo.

Lo más caro que se ha comprado el ganador de ‘Pasapalabra’ ha sido el piso. En este sentido, explica que “no soy en absoluto una persona de grandes gastos y lujos, nada derrochador. Es verdad que me he dado también algún pequeño capricho como un viaje o dos consolas Nintendo, una Switch y la 64, porque me gustan mucho los videojuegos y hago streams en Twitch con juegos de Super Mario. Lo que no me he comprado, y eso que es mi pasión, es ningún instrumento musical porque estoy muy contento con mi viejo violín, a pesar de los años que tiene lo tengo hecho a mí y no lo cambio”.

Respecto a regalos especiales que ha podido hacerle a su familia, el tinerfeño insiste en que “a mis padres les he hecho el mejor regalo que les podía hacer que es independizarme y que no tengan que aguantarme más en casa. Ahora en serio, creo que a mis padres les he quitado una gran preocupación de encima con el tema al tener un buen colchón económico propio y que ellos no tengan que estar pendientes en ese aspecto. Es una gran tranquilidad”.

TE RECOMENDAMOS