garachico

El único puerto deportivo y pesquero del Norte de Tenerife sigue incompleto

La infraestructura cumple una década y sigue esperando por un acceso en condiciones, la limpieza de la bocana y la ejecución de la zona comercial
Puerto deportivo y pesquero de Garachico

l 12 de mayo de 2012 fue una mañana histórica para al municipio de Garachico porque recuperó su puerto tres siglos después que el volcán de Trevejo le arrebatara su condición de ser la principal infraestructura portuaria de Tenerife.

Ese año el municipio volvió a escribir una nueva página de su historia marinera, no exenta de dificultades, con las esperanzas depositadas en una obra que tardó 34 meses porque tuvo que sortear los contratiempos ocasionados por los temporales.

Una infraestructura que alcanzó los 40 millones de euros y que según dijo el entonces presidente del Gobierno, Paulino Rivero, “es el pie de apoyo para generar una actividad económica que dé respuesta en la comarca a las necesidades de crear empleo”.

Una década después este objetivo sigue sin alcanzarse en su totalidad debido a que el puerto, el único en todo el Norte de la Isla, sigue incompleto. La zona comercial, de restauración y servicios, la marina seca, la limpieza de la bocana y un acceso en condiciones, continúan siendo asignaturas pendientes.

En lo que se refiere a ocupación, la infraestructura se encuentra al máximo con 194 atraques para embarcaciones deportivas y veleros, confirman desde Puertos Canarios, el ente que la gestiona.

También lo certifica el alcalde, José Heriberto González, quien pone de relieve que desde su inauguración hasta la actualidad, son pocas las mejoras acometidas. “Se colocaron algunos pantanales y estructuras prefabricadas, baños y aseos y se finalizó la zona de circulación, que también se valló. Funcionan los atraques, la parte pesquera, y tenemos una explanada bastante generosa que permite que las familias disfruten, caminen y los niños anden en bicicleta. El problema es que estamos hablando de un puerto que necesita de una actuación mayor. No estamos hablando de mejoras sino de obras estructurales”, recalca.

Una de sus mayores demandas es un acceso en condiciones porque repercutirá en toda la comarca. El actual no es el idóneo porque se hace a través de la llamada curva de San Roque, “bastante cerrada y peligrosa”, describe González.

En este sentido, recuerda que en el Plan General de Ordenación (PGO) de Garachico está señalado otro lugar en el que se contempla la construcción de una rotonda que permita desviar el tráfico hacia diversos puntos de la localidad, como el casco histórico y la Avenida Marítima y que beneficiará a toda la comarca ya que esta última vía, una carretera insular de interés general, es la conexión con la Isla Baja.

Según el mandatario, sobre este trazado hay realizado un estudio de alternativas que encargó Puertos Canarios con una elegida. “Ahora falta un proyecto, disponer del dinero y licitar las obras. Es importante porque sin este acceso el puerto cojea bastante”, insiste. No obstante, apunta que esta actuación debe acometerla la Consejería de Obras Públicas, Transporte y Vivienda del Gobierno de Canarias al tratarse de un acceso a una instalación de la Comunidad Autónoma. Una afirmación con la cual se coincide desde el ente.

Otra demanda es la limpieza de la bocana debido a la existencia de rocas a baja profundidad que “han dado problemas en alguna ocasión, porque hay veleros que tienen los fondos más bajos” y “dificulta el acceso a los barcos mayores”, asegura.

Al respecto, Puertos Canarios confirma que la limpieza está contemplada con un presupuesto de 2,5 millones de euros pero previamente es necesario rebajar la bocana, una actuación que está fuera de su jurisdicción porque le compete a la Dirección General de la Costa y el Mar.

La tercera “pata” que queda pendiente es la ejecución de la zona terrestre, en la que se contempla un edificio multifuncional con área de servicios, zona comercial y de restauración, una gasolinera y la marina seca. Se decidió por parte de Puertos Canarios que fuera a través de la iniciativa privada “pero hasta ahora no se ha concretado nada real para desarrollarla pese a los beneficios económicos directos que le generaría al departamento regional y los indirectos al municipio, porque se crearán puestos de trabajo y habrá un mayor el mayor consumo en la localidad”, asegura el alcalde.

En 2013, al año siguiente de su inauguración, el edificio multifuncional fue adjudicado por 3,4 millones pero la empresa no lo llegó a ejecutar y fue necesario rescatar la concesión. Desde entonces, “han aparecido interesados con borradores de propuestas pero nunca se materializaron en un proyecto formal con todos los permisos y autorizaciones correspondientes”, indican desde Puerto Canarios.

Ante esta realidad, González cree que hay que “intentar buscar nuevas fórmulas para poder licitar la parte comercial”. Desde Puertos Canarios dejan claro que la idea es mantener el modelo de gestión actual, en el que los atraques dependen del ente.

El puerto deportivo y pesquero fue una de las cuatro obras contempladas por el Consorcio Isla Baja para relanzar la comarca. Se inauguró en plena crisis económica, en la que cualquier obra faraónica parecía imposible. Sin embargo, Garachico lo consiguió. Nueve años antes, en pleno auge de la economía, lo hizo el campo de golf de Buenavista mientras que el Ecomuseo de El Tanque tuvo que esperar casi 20 años para ser una realidad y la regeneración de la playa de agua dulce en Los Silos sigue pendiente desde 1997.

“Las obras en Tenerife tardan en llegar, se hacen muy de cuando en cuando, y además, no se terminan”, reflexiona José Heriberto González.

TE RECOMENDAMOS