santa cruz

Santa Cruz ya tiene proyecto para la fuente del monumento a Franco

La propuesta supone un coste de 800.000 euros y contempla dos opciones, una con la figura del ángel y otra sin él, a la espera de lo que suceda con el Catálogo de vestigios
Proyecto fuente monumento a Franco

La fuente del conocido como Monumento a Franco, en la confluencia de la Rambla y Francisco La Roche, lleva casi 20 años sin funcionar. Dejó de hacerlo aproximadamente en 2003, y desde entonces no ha vuelto a circular ni una sola gota de agua por el entorno del conjunto escultórico que firma Juan de Ávalos. El Ayuntamiento de Santa Cruz anunció que quería revertir esa situación y poner en funcionamiento la fuente, y para ello, el área de Servicios Públicos, que dirige Carlos Tarife, encargó un proyecto que ya ha sido entregado al Ayuntamiento, y en el que se recogen las necesidades y el coste de su puesta en uso. Según avanza Tarife, el proyecto de rehabilitación de la fuente tendría un coste de unos 800.000 euros, y en él se recogen dos posibilidades, una en la que se mantiene el elemento del ángel, y otra en la que desaparece. “Que el ángel esté o no es una decisión que le corresponde al Gobierno de Canarias, que es el obligado a hacer un Catálogo, escuchando eso sí a los ayuntamientos afectados, y en ese catálogo nos tendrá qué decir qué elementos hay qué proteger y cuáles se pueden retirar”.

Tarife insiste en que “lo que le pedimos al Gobierno de Canarias es que abandone la incertidumbre con este asunto y se ponga las pilas con el catálogo, toda vez que los chicharreros ya merecen recuperar una de las esquinas de Santa Cruz más bonitas de la ciudad”.

El concejal entiende que el actual Catálogo presentado por el Gobierno de Canarias no puede recoger solo los vestigios de Santa Cruz, y que lo que debería hacerse es incluir a todos los municipios y terminar el documento lo antes posible para su aplicación.

De ponerse en marcha de nuevo la fuente, las obras a realizar van desde la sustitución de la instalación eléctrica, de la hidráulica, con el cambio del sistema de bombeo, la incorporación de iluminación ornamental, o la impermeabilización del vaso.

También se incluye la adecuación del entorno, que según muestran las infografías a las que ha accedido DIARIO DE AVISOS, sería transitable, en todo su perímetro, algo que ahora no sucede.

Según el proyecto de rehabilitación de la fuente elaborado por la empresa Ircare Canarias, la adjudicataria encargada de redactar el proyecto, en la opción en la que no figura la escultura central, también desaparecen los escudos que están colocados en las nueve columnas de la fuente en forma de cascada, por lo que esa propuesta se adecuaría a lo que establece el Catálogo de vestigios, que no es otra cosa que la retirada del espacio público de la escultura y los escudos en aplicación de la Ley de Memoria Histórica.

Proyecto fuente monumento a Franco
Se recogen dos posibilidades, una en la que se mantiene el elemento del ángel, y otra en la que desaparece. DA

Elementos a retirar del monumento a Franco

Según se recoge en el estudio que encargó el Ayuntamiento de Santa Cruz sobre el cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica en la capital en 2018, y que se ha reproducido prácticamente en su totalidad en el Catálogo de vestigios elaborado por el Gobierno de Canarias, una vez establecido que la escultura de Ávalos incumple la Ley de Memoria Histórica, tanto la estatal como la canaria, se debe proceder a su retirada del espacio público.

Concretamente, establece que se ha de retirar el conjunto escultórico que está configurado por la base, consistente en una alegoría de la isla de Tenerife, que actúa como anclaje de las piezas superiores y como símbolo de la contribución de la Isla a la sublevación militar.

El siguiente elemento a retirar sería la figura del arcángel que simboliza al propio tiempo la circunstancia histórica del vuelo realizado por el general Franco para iniciar la guerra en el avión conocido como Dragon Rapide, y el símbolo propio de la guerra de religión que recibe el auxilio divino a través de la figura angélica.

Y por último, la figura alegórica del general Franco sobre el arcángel representado como un joven atlético vestido con una túnica que alude a la bandera nacional y presenta al frente una espada que se identifica como una cruz.

Con respecto a la parte trasera del conjunto, lo que se propone es la retirada de los escudos en los remates de los nueve pilares que se distribuyen en el muro posterior que sirve de marco al conjunto y en el que está instalada la fuente en forma de cascada. Se explica que los escudos alegóricos a los nueve partidos judiciales de la provincia de Santa Cruz en 1960 representan el reconocimiento de la sublevación militar y de la guerra civil como causa justa y legal.

El mismo documento establece que la retirada de los elementos se puede realizar de manera íntegra, es decir, sin que sufran daños, para que pasen a estar custodiados en dependencias municipales, sin posibilidad alguna de exhibición pública de esos elementos. La única fórmula que aporta el estudio que en su momento se hizo para Santa Cruz es que se cree un parque público con la contextualización necesaria a cerca de su valor artístico y su sentido histórico y cultural.

Tal y como se detalla en el estudio encargado por el Ayuntamiento de Santa Cruz, en el Archivo Intermedio Militar de Almeyda se encuentra el expediente original del proyecto y que se recoge bajo el título de Monumento que dedica Tenerife al Caudillo. Se traslada al documento la memoria elaborada por el escultor Juan de Ávalos, en la que se ponen de manifiesto los aspectos simbólicos previstos a raíz del encargo remitido desde Santa Cruz.

Proyecto original

“Simboliza este monumento en el punto inicial de la Cruzada. En él, de manera simple, utilizamos elementos arquitectónicos y escultóricos con juegos de agua y luz para conseguir este objetivo”, escribe el escultor.

Detalla que estará conformado el conjunto por “un estanque de forma poligonal con una dimensión de 30 metros de diámetro, cerrado en su fondo por un muro formado por nueve pilastras de 14 metros de altura desde su base, un metro de anchura en su frente y tres en profundidad, coronadas cada una de ellas por un escudo de un metro setenta centímetros de altura, por setenta centímetros de ancho para ser grabada la representación del municipio a que corresponda”.

Y añade que “las pilastras van unidas entre sí por ocho espacios de 11 metros de altura que en forma de talud escalonado contarán con cinco aliviadores, por los cuales ha de caer agua de los diferentes caños que en cada uno de estos espacios y primer aliviador irán distribuidos”.

TE RECOMENDAMOS