sucesos

Juzgan a un vecino de Icod de Los Vinos por presuntamente abusar de su hija y su nieta

La Fiscalía pide una pena de 15 años y 6 meses de prisión
abusar de su hija

Un hombre será juzgado la próxima semana en la sección quinta de la Audiencia de Santa Cruz de Tenerife acusado de abusar sexualmente de una de sus hijas y de su nieta, hechos por los que la Fiscalía pide una pena de 15 años y 6 meses de prisión.

En ambos casos las víctimas eran menores de edad en el momento de los hechos, que se remontan años atrás y tuvieron por escenario el domicilio familiar ubicado en el municipio tinerfeño de Icod de Los Vinos.

Según se recoge en el escrito de calificación, el acusado se separó de su mujer y se quedó a vivir con una de sus hijas, de la que abusó de forma continuada, con tocamientos y con relaciones sexuales completas, “doblegando la voluntad de la víctima”, atenazada por “el miedo” que le infundía su padre, cuya actitud era “violenta” y “amenazante”.

Estos episodios se repetían “con diversa frecuencia” en el interior del domicilio familiar y en presencia de la otra hija del procesado, también menor de edad.

En un momento dado, la víctima se fue a vivir con su entonces pareja sentimental, con el que tenía una niña, si bien acabó regresando a casa de su padre.

Entonces se volvieron a repetir los “continuos tocamientos y penetraciones vaginales”.

Más adelante, el acusado, según sostiene la acusación pública, “valiéndose de la especial relación de confianza” que mantenía con su nieta, la sometió tocamientos en sus zonas íntimas y la incitaba a hacer con él lo mismo, con el pretexto de que era un secreto entre ellos, y que si se lo decía a su madre ésta no la iba a querer.

Finalmente, madre e hija abandonaron el domicilio familiar y se instalaron en el de la abuela.

En su escrito de calificación, la Fiscalía tiene en cuenta la circunstancia atenuante muy cualificada de dilaciones indebidas a la hora de fijar las penas por tres delitos continuados de abuso sexual.

Además de la pena de cárcel pide una indemnización de 60.000 euros para la hija por los perjuicios y las consecuencias físicas, emocionales y psicológicas causadas, así como sendas órdenes de alejamiento.

TE RECOMENDAMOS