la palma

El primer tramo de la carretera de la Costa del Valle ya tiene consenso

Las otras dos fases continúan a debate; el consejero regional Sebastián Franquis se ha comprometido a estudiar las alternativas presentadas por la plataforma de afectados
David Ramos: "Construir en las coladas del volcán de La Palma es imprudente"
Una pala, trabajando sobre una de las coladas de lava del volcán de Cumbre Vieja | DA

D. TOVAR / AGENCIAS. Muchas polémicas han girado en torno a la nueva carretera de la Costa del Valle de Aridane. La vía, cuyas obras se dividirán en tres tramos, ha suscitado especial debate por la cantidad de terreno edificado o agrícola que podrá llegar a acaparar. Los bailes de cifras se han sucedido en los últimos meses: las autoridades señalaban que la superficie afectada sería ínfima, mientras los residentes en barrios del litoral como San Borondón o La Marina han puesto el grito en el cielo por sentir que peligraban sus casas, hasta el punto de amenazar con encadenarse y evitar que las palas pudieran comenzar a hacer su labor en caso de que se continuara por la misma senda.

En ese contexto se reunió ayer el consejero regional de Obras Públicas, Sebastián Franquis, con representantes de agricultores y damnificados en el Museo Arqueológico Benahoarita de Los Llanos de Aridane. Un encuentro en el que se abordó la primera fase de los trabajos, que, cabe destacar, no es la que mayor polémica ha despertado, pero sobre la que había detalles que perfilar de cara a los principales interesados. De acuerdo con Miguel Martín, presidente de la Asociación Palmera de Agricultores y Ganaderos, las modificaciones anunciadas por el Gobierno canario conllevarían que solo se vería perjudicada “una hectárea y media de terreno productivo”, lo que constituye, según dijo, “la menor afección hasta la fecha”.

Desde el departamento que dirige Franquis se lanzó un comunicado en el que el propio socialista anunciaba que “vamos a iniciar la obra porque hay consenso generalizado con el trazado del tramo uno”. “Esta propuesta de construcción solo afectaría a 1,4 hectáreas de terreno agrícola productivo, mucho menos que la previsión que había inicialmente”; aparte, tocaría “tres hectáreas de terreno no productivo sobre las coladas del viejo volcán de San Juan”. Los trabajos, como ya había sido dado a conocer, se ejecutarán por vía de emergencia y con cargo a fondos procedentes del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana.

En lo referente a la segunda etapa, que inquieta a los vecinos de las proximidades, el consejero señaló que se estudiarán las propuestas que llevó la plataforma de afectados. De hecho, este colectivo asegura haber presentado “hasta seis alternativas en la comisión parlamentaria para la reconstrucción de La Palma, todas ellas razonables, poco invasivas y con bajo impacto social y más baratas que la que plantea la Administración”. En un escrito remitido a los medios de comunicación, dejaban claro cuál era su postura al respecto: “No estamos en contra de la realización de la vía, ni mucho menos del progreso del pueblo de Tazacorte. Estamos en contra de un trazado que consideramos injusto y particularmente gravoso”. No obstante, expresaron su agradecimiento “al Gobierno de Canarias, encabezado por el presidente regional, Ángel Víctor Torres, y al consejero de Obras Públicas, Sebastián Franquis”, por “su predisposición a estudiar nuestras alternativas”.

TE RECOMENDAMOS