play-off de ascenso

El Tenerife sale vivo de Montilivi gracias a su solidez (0-0)

Los blanquiazules obtienen un buen resultado en el primer duelo del 'play-off' de ascenso a Primera tras no conceder nada a un Girona que mandó de manera estéril
LOS BLANQUIAZULES SUPIERON DEFENDERSE DE LOS ATAQUES DEL GIRONA Y OBTUVIERON UN BUEN RESULTADO EN EL PRIMER DUELO DEL PLAY-OFF. Deporpress
Los blanquiazules supieron defenderse de los ataques del Girona y obtuvieron un buen resultado en el primer encuentro de la final del play-off. Deporpress

El CD Tenerife está a 90 minutos de subir a Primera División, un ascenso que se decidirá en el Heliodoro Rodríguez López el próximo domingo ante más de 22.000 blanquiazules enloquecidos. Los de Luis Miguel Ramis salieron vivos de Montilivi tras empatar a cero con un Girona que tuvo el control del partido en todo momento, pero que se frustró con el fútbol hormigonado que practican los tinerfeñistas. El sueño está a solo noventa minutos.

Los comienzos del encuentro fueron los esperados: el Girona controlaba el encuentro y movía la pelota de un lado a otro intentando encontrar un hueco por el que perforar la bien protegida meta blanquiazul. Ellos cargaban casi siempre por el costado derecho, con un hiperactivo Arnau mostrándose siempre. De frente se encontraba con un Mellot que no estaba cómodo en el lateral izquierdo. No es su posición y el francés sufrió durante toda la primera parte.

El Tenerife en ataque apenás existió. De hecho no llegó a superar el mediocampo con el control de la pelota hasta el minuto 15.

El ímpetu de la grada se redujo tras el paso del minuto 20 y de eso se contagió el Girona, que también bajó la intensidad. No obstante el cuadro gerundense llevaba peligro en sus acciones, aunque Soriano no estaba pasando excesivos apuros. El partido atravesaba en esos momentos un punto en el que ninguno de los dos equipos quería arriesgarse y pasaba bastante poco en el campo.

Se estremeció Montilivi cuando no se entendieron Moore y Mollejo y perdieron un balón peligrosísimo que aprovechó Baena para plantarse ante un Soriano que tapó bien su puerta y desvió el disparo del habilidoso jugador del Girona. Fue la mejor ocasión de gol de toda la primera mitad. Corría el minuto 38 de la primera parte y la llegada al vestuario estaba cerca.

Tuvo la respuesta en su mano el Tenerife en el 42, tras una jugada personal de Sergio que acabó en las botas de un Enric que no supo definir y acabó cometiendo falta.

Tras esa jugada y otra jugada de Baena, acabó la primera parte que controló bien en lo defensivo los primeros 45 minutos. El cuadro catalán movió bien el balón y generó peligro, pero tampoco Soriano sufrió en exceso. El partido se desarrolló según lo esperado por ambos lados.

La segunda parte empezó sin cambios en el once inicial y con susto gordo para la meta visitante. Tras una acción mal defendida, León hizo un mal despeje y obligó a Soriano a repeler a la desesperada. La jugada murió con una falta de Baena sobre el meta tinerfeñista, que se ganó una amarilla que el árbitro no apreció de la misma manera.

El Tenerife intentó reaccionar con cuatro para dos que condujo Mollejo. Tenía línea de pase a Enric por la izquierda y a Mario por la derecha. Se atragantó de balón el 28 blanquiazul y acabó perdiendo el balón.

Ramis empezó a mover ficha en el minuto 60. Retiró del césped a Mario, que apenas contribuyó a la causa, y entró Elady.

Tras ese cambio, otro ya rondaba por la mente de Ramis, ya que Bermejo tenía problemas en los gemelos. Se dio cuenta de eso el Girona, que empezó a atacar con profusión por su costado derecho.

Rondando el minuto 70 de partido, el Girona metió el miedo en el cuerpo con dos saques de esquina consecutivos. El Tenerife enjugaba el peligro como buenamente podía.

Míchel metió más madera en el campo dando entrada a Bustos, Samu Sainz y el tinerfeño Jairo. Salieron del partido Stuani, Juanpe y Baena. Hizo lo mismo Ramis, quien hizo otro triple cambio. Quitó a Mollejo, Bermejo y Corredera para dar entrada a Pomares, Carlos Ruiz y Andrés Martín. Minuto 79 de encuentro y el partido ya entraba en su recta final.

En los últimos minutos el Girona apretó los dientes para marcar a la desesperada. Y vaya que lo intentaron. Soriano sacó una falta peligrosísima en el 89 con la que Montilivi se enloqueció. Los siguientes minutos fueron para que a cualquiera le diera un infarto. La tuvo el Tenerife cuando quedaban dos minutos, tras una buena jugada de Elady, Gallego no pudo rematar la faena ante un sorprendido Juan Carlos, que estuvo inédito durante todo el duelo.

No hubo tiempo para más y el Tenerife cobra ventaja en una eliminatoria que se decidirá el domingo en el Heliodoro. El sueño, cada vez más cerca.

TE RECOMENDAMOS