cultura

Ferran Palau: “Definen lo que hago con palabras como hipnótico o flotante”

El artista catalán encabeza el cartel de la décima edición del Día Europeo de la Música, que se celebra este sábado en el Aguere Cultural como fiesta de presentación de Phe Festival
Ferran Palau actúa este sábado en el Aguere Espacio Cultural. / DA

Ferran Palau se confirma como uno de los iconos del pop minimalista cantado en catalán. El músico y productor fue miembro fundador del grupo de referencia Anímic, paralelamente, en 2011 inició una carrera en solitario que le ha convertido en una de las voces más reconocidas de la escena independiente catalana. Con un estilo delicado y exquisito, siempre ha buscado crear su propio universo a base de atmósferas pop y cadencias lentas. Tras recorrer toda España, tocará hoy sábado por primera vez en Canarias, compartiendo cartel con el jerezano Ghouljaboy y los canarios Sex Sodio Sullivan.

Este sábado habrá gente que escuchará su música por primera vez. ¿Con qué etiqueta la describiría, con palabras para alguien que nunca ha escuchado una canción suya?

“Pop es la etiqueta que mejor define mi música, pero en ella también puedes encontrar pinceladas de soul, hip hop, jazz, new age y folk. Siempre que la gente habla de lo que hago sueltan palabras como hipnótico, flotante o atmosférico”.

¿Es su primer concierto en Tenerife? ¿Qué idea tiene de la isla y el público que le espera?

“Sí, es mi primera vez en Tenerife, por lo que no tengo ni idea de lo que me voy a encontrar y eso es muy excitante para mi. En el último año he tocado prácticamente por toda España y me faltaba tachar Canarias en el mapa. ¡Me siento muy agradecido de poder ir al fin!”.

-En el concierto del Día Europeo de la Música estará acompañado por su banda. ¿Quiénes la forman? ¿Qué aportan con respecto a la propuesta que lleva en solitario en otras ocasiones?

“Estaré acompañado por Jordi Matas a la guitarra y los teclados. Él es mi productor desde que saqué mi primer disco y junto con Joan Pons (batería) son piezas fundamentales para entender de dónde ha salido mi sonido. Llevamos años depurando nuestro estilo disco a disco y ahora es cuando tenemos más claro lo que queremos hacer. Al bajo tendré a Jordi Bosch, sangre fresca y groove a tope”.

-‘Joia’, su sexto disco en solitario, se publicó por sorpresa, sin promoción previa. ¿Fue así por algún motivo concreto? ¿Lo volvería a hacer igual?

“Sucedió por casualidad. Sin darme cuenta, a mitad del año pasado, tenía un puñado de canciones nuevas grabadas en acústico y me encantaban así, tal cual, sin mucha producción. En verano, junto a Louise, jefa de mi sello Hidden Track, pensamos en el concepto de Joia como si fuese una especie de secta. La idea nos parecía muy bonita porque era una excusa para cohesionar y hacer familia con nuestras artistas. Queríamos que fuera un regalo sorpresa de agradecimiento a la gente que me sigue. Además, a mí me hacía ilusión sacar dos discos bien distintos en un mismo año”.

-¿Qué importancia tiene la estética visual en su imaginario musical? ¿Decide usted los diseños que acompañan sus canciones?

“Desde pequeño siempre le he dado mucha importancia a todo lo visual. Me encantaba el cine, los cómics, la ropa, etc. Estaba fascinado por la cultura pop y eso se ve en lo que hago hoy en día. Cuando pienso en un álbum le doy la misma importancia a cada aspecto que lo conforma e intento no descuidar nada. Pienso en los conceptos y busco personas que me ayuden a llevarlos a cabo. Conocer gente talentosa a través de mi trabajo con los vídeos, fotos y diseños es un privilegio. En el caso de Parc, por ejemplo, quería hacer un homenaje al cine de terror de los 80 y empecé a tirar la caña a artistas que podían acercar mi estética a ese universo”.

-Estuvo tocando en el Primavera Sound, ¿qué sensaciones tuvo al volver a un macrofestival después del parón COVID?

“Realmente, excepto durante las semanas de confinamiento estricto, no sufrí ningún parón. Tuve muchas cancelaciones, pero mi sello hizo un trabajo increíble para readaptar y reprogramar mis conciertos y acabé haciendo más de 80 conciertos en 2020. Mi música es tranquila y eso ayudó mucho a encajar mi propuesta en un momento en el que no se podía hacer nada festivo. Mi mánager supo ver la oportunidad en lugar del desastre. En 2021 ya pude recuperar muchas cosas que quedaron pendientes y rodar por la Península. Dicho esto, me moría de ganas de volver a tocar en festivales con otras bandas y recuperar lo que era antes la música. La verdad es que al estar allí parecía que la COVID solo había sido un mal sueño y que retomábamos las cosas donde las habíamos dejado. Está siendo un preverano increíble y notas un entusiasmo brutal en el público”.

TE RECOMENDAMOS