cultura

Las Islas logran conquistar dos Max en la gala de ‘Una noche sin luna’ en Menorca

‘Moria’, de Unahoramenos, obtiene el premio a la mejor labor de producción y Mónica López se alza con el de mejor actriz
Sergio Peris-Mencheta, Cristina Rota y Concha Busto, con uno de los Max de 'Una noche sin luna'. / Premios Max

Canarias obtuvo dos manzanas en la tarde noche de ayer, durante la gala de entrega de los XXV Premios Max de las Artes Escénicas, celebrada en el Teatre Principal de Maó, en Menorca.

Moria, el relato inmersivo de la compañía grancanaria Unahoramenos, que se adentra en el campo de refugiados del mismo nombre -que estuvo ubicado en la isla griega de Lesbos- para denunciar el drama que siguen sufriendo tantas personas en el siglo XXI, ganó el galardón a la Mejor labor de producción.

De igual modo, Mónica López, intérprete grancanaria que ha desarrollado su carrera en Cataluña, recibió el de Mejor actriz por su trabajo en De què parlem mentre no parlem de tota aquesta merda, de la compañía La Calòrica.

El Max al mejor espectáculo para público infantil, juvenil o familiar, al que aspiraba Papel, la obra del dramaturgo tinerfeño José Padilla que escenifica Ventrículo Veloz, recayó en Cris, pequeña valiente, de El Espejo Negro y Teatro del Soho CaixaBank, con dramaturgia y dirección de Ángel Calvente.

FEDERICO GARCÍA LORCA

Juan Diego Botto, pese a su ausencia en la gala debido a un rodaje, fue uno de los triunfadores merced a Una noche sin luna, el monólogo en el que encarna al poeta Federico García Lorca. La producción, dirigida por Sergio Peris-Mencheta, fue galardonada con los premios al Mejor espectáculo teatral y al mejor actor. Una noche sin luna ganó así dos de las cuatro categorías a las que aspiraba. La de Mejor autoría teatral la obtuvo María Velasco González con Talaré a los hombres de sobre la faz de la tierra, mientras que Guillém Albà y Joan Arqué se alzaron con la de Mejor dirección de escena por Canto jo i la muntanya balla, que también ganó en las categorías de Mejor composición musical y Mejor diseño de espacio escénico.

Dos galardones se llevó Baile de Bestias, los de Mejor espectáculo de danza y Mejor interpretación masculina, con el coreógrafo y bailarín Jesús Carmona. La mejor intérprete femenina de danza a juicio del jurado de los Max fue Lucía Lacarra por su trabajo en In The Still Of The Night. El Max al Mejor espectáculo musical o lírico recayó en Company, del Teatro del Soho CaixaBank, mientras que la manzana al Mejor espectáculo de calle fue para Alter, de Compañía Kamchàtka.

Sin duda, no por ya conocido previamente el destinatario del Max de Honor, José Luis Alonso de Santos dejó de ser uno de los protagonistas de la gala. El veterano dramaturgo, autor de más de 50 obras, algunas tan populares como Bajarse al moro y La estanquera de Vallecas, fue distinguido, y ampliamente ovacionado, por su fecunda carrera como hereje de las tablas españolas.

TE RECOMENDAMOS