cultura

Medio siglo habitando un maravilloso país que baila

El Centro Internacional de Danza de Tenerife celebra este domingo en el Teatro Guimerá sus 50 años de trayectoria con un espectáculo basado en el universo de fantasía de Lewis Carroll
El Centro Internacional de Danza de Tenerife inició su andadura en 1972. / DA

El Centro Internacional de Danza de Tenerife se encuentra de celebración. El proyecto impulsado por Rosalina Ripoll y Miguel Navarro cumple 50 años de trayectoria y mañana domingo lo va a conmemorar en el escenario del Teatro Guimerá de la capital tinerfeña, a partir de las 20.30 horas, con el espectáculo Nuestro país de las maravillas, una propuesta inspirada en el universo de fantasía del escritor británico Lewis Carroll.

“Nuestra Alicia nos llevará de la mano a través de todos los mundos de fantasía que tantas generaciones de bailarines han disfrutado a lo largo de este tiempo para entregarles a Rosalina Ripoll y Miguel Navarro un mensaje de gratitud de todos ellos”, explican en la sinopsis de este espectáculo que pondrá en pie la compañía Ballets de Tenerife, reuniendo, además, a cerca de 120 alumnos de la academia fundada en 1972, originalmente con el nombre de Giselle, el célebre ballet de 1841 con música de Adolphe Adam y coreografía de Jules Perrot y Jean Coralli.

LOS ARTÍFICES

Rosalina Ripoll nació en la República Dominicana y a los tres años se mudó a Barcelona. A los 14 comenzó su carrera en la docencia como ayudante del maestro Juan Magriñá, para dos años más tarde ser profesora de la escuela de la calle Petritxol en Barcelona. En 1964 entró en el cuerpo de ballet del Gran Teatro del Liceo. Es titulada superior en Danza Clásica y Clásico Español por el Instituto del Teatro de la Diputación de Barcelona (Conservatorio Profesional de Danza de Barcelona). En 1972 se establece en la Isla y funda Giselle.

‘Nuestro país de las maravillas’ se escenifica mañana domingo a partir de las 20.30 horas. / DA

Miguel Navarro, nacido en Murcia, comenzó en 1953 sus estudios de danza clásica. En su amplia carrera como profesional ha protagonizado momentos brillantes en la historia de la danza en España, como su participación en el cuerpo de baile del Gran Teatro del Liceo.

En el ámbito internacional también ha vivido momentos destacados, como su vinculación al Teatro de Burdeos como bailarín o su presencia en la compañía de Ballet de Zúrich. A finales de la década de los 70 funda en Santa Cruz de Tenerife la compañía Ballets de Tenerife.

Entre otros reconocimientos, ambos recibieron en 2020 el Premio de Honor Por amor a la Danza, de DanzaTTack, el Festival Internacional de Danza y Cinedanza de Tenerife.

TE RECOMENDAMOS