carnaval 2022

Trapaseros atestigua ante notario ser la mejor de la primera fase

Más de 2.000 personas asistieron anoche en el Recinto Ferial a la primera fase del concurso más popular de la fiesta chicharrera, que vivirá el viernes su gran final
primera-fase-murgas
Mamelucos fue una de las murgas que intervino anoche en la primera fase del concurso, junto a Tras con Tras, Zeta Zetas, Trapaseros, Chinchosos y La Sonora. Sergio Méndez

La primera fase de murgas, el primer encuentro del colectivo tras el parón por la pandemia, se convirtió en una noche en la que murgas de renombre como Zeta Zetas -ganadores de la edición 2020- y Mamelucos, demostraron que les ha jugado una mala pasada la COVID-19. Sin embargo, inesperadamente, Trapaseros sorprendió y se convirtió en la mejor murga de la velada.

Tras Con Tras (1995)

Desde el Mercado de Murgas de la Salud, la murga dirigida por Melca Barrera comenzó su actuación rindiendo homenaje a lo que hemos vivido con la COVID-19, lo que dio paso a su pasacalles, que ya es un himno del Carnaval y que el Recinto bailó con ellas.

En su tema se caracterizaron como limpiadoras y aprovecharon el personaje e hilo conductor de que las limpiadoras están siempre atentas a lo que sucede en los lugares en los que limpian para criticar a Evelyn Alonso “Cambia de chaqueta que es una barbaridad”, el carnaval de verano, la emigración de los canarios y lo sucedido en la pandemia con las residencias de mayores y los ERTE. Algunos puntos de humor endulzaron la canción, como cuando limpiando en la casa de Jordi Hurtado se “encontraron los Testamentos”. Terminan con un emocionante agradecimiento a la labor de las y los limpiadores en tiempos de pandemia que hizo aplaudir al público.

Constantes en cuanto a voces aunque con alguna falta de dicción, solventaron una actuación que les permitió salvar la difícil posición de romper el hielo y ser las primeras en actuar tras un año de parón. Con letras bien hiladas demostraron que volver haciendo un buen papel es posible.

Zeta Zetas (2003)

Los ganadores del año 2020 volvieron al Carnaval a ritmo de música folk en una presentación con la que sorprendieron al público, enganchándolo posteriormente con su propia versión de “Color Esperanza”.

Su fantasía “los dioses de la creación” les sirvió como hilo conductor para su tema “creando el mundo de nuevo”, que comenzó con contracantos y voces impecables y en el que, aprovechando que van caracterizados de dioses, diseñan su propio mundo a medida. En el tema aprovechan para criticar la subida de los precios de los alquileres, de la luz o la gasolina para continuar con la creación del cuerpo humano, que lo crean a partir de “las manos de la costurera” o la “voz de los rondalleros”, haciendo un homenaje al propio carnaval. Tras esto se quitan la fantasía de dioses y vuelven a 2020 caracterizados con su disfraz de ese año para hablar de cómo han cambiado las cosas con la pandemia y criticar que “de qué nos sirvió lo vivido, si estamos hoy peor”, para terminar levantando el público con un recordatorio a Ana y Olivia.

Aunque en su presentación estuvieron arrebatadores y tuvieron buenas voces y dicción, la actuación fue de más a menos. Lo mejor, su estrofa recordando a Ana y Olivia y los golpes de ironía que introdujeron aprovechando los cambios desde 2020. Firmaron una buena actuación, aunque quizá no la que esperaba el público de la murga soberana.

Mamelucos (1980)

Con Airam Bazzocchi estrenándose como director comienzan con una entrada menos espectacular que en ediciones anteriores marcada por unas voces algo desafinadas.

Con el tema van creciéndose en cuanto a sonido, aunque la fuerza de Mamelucos sigue sin aparecer. En “De todo se aprende” como se titula su canción, aprovechan para dar a conocer al público todo lo que han aprendido durante la pandemia, un hilo conductor que utilizan para criticar a los abusadores sexuales o para cantarle a Alfonso Cabello, concejal de Fiestas “A ver cuándo coño sales de nuestros carnavales”. También utilizan el dicho “lavarse las manos” para criticar a las murgas faltas de contenido en sus temas, a la iglesia, al gobierno estatal y hasta al rey. Terminan aplaudiendo la solidaridad con la Palma y a Diablos Locos por su Escuelita de Carnaval que llevaron a colegios.

Pese a que consiguieron conectar en varias ocasiones con el público por su buena crítica, las voces y la fuerza a la que acostumbraban no les acompañó en esta ocasión. Con una letra bastante cargada de contenido y bien argumentada, el peso del ligero empeoramiento musical, sobre todo en su entrada, paso algo más desapercibido.

Trapaseros (1991)

Comienzan su presentación demostrando su mejoría musical con la vuelta de Julio Alexis Fernández a la dirección musical, haciendo gala de las voces inmejorables que solo ellos saben conseguir para hacer levantar a todo el recinto con su pasacalles: “Esta es la Murga de los Trapaseros”.

En su tema “El Testamento”, abren su propia notaría para repartir herencias, un hilo conductor que utilizan para meterse con Casimiro Curbelo y la “herencia que le dejó a su hija”, para recordar el triunfo de Los Gambusinos -murga majorera- en el Concurso de Murgas de Las Palmas o para criticar duramente las polémicas declaraciones en contra del colectivo LGTBI que el Obispo de Tenerife pronunció hace algunos meses. Sacan también filón del hilo conductor para hablar de la herencia que los políticos están dejando a nuestros hijos destruyendo la isla.

Con voces magistrales y constantes y una letra bien argumentada e hilada en forma de crítica dura, consiguen que el público conecte con ellos y comprenda los mensajes que quieren transmitir. Haciendo gala de la dureza de las letras de los de Los Realejos, gustaron a un público que necesitaba escuchar murga.

Chinchosos (1987)

Comienza su presentación con solista incluido y con una aparente mejoría musical. Arranca su pasacalle con el ya mítico “Soñé con ver de cerca tu mirada”, el carnaval hecho canción que levanta al público por completo.

Su tema, que pretendía batir el récord Guiness del karaoke con el mayor número de personas, se quedó más en pretensión que en realidad, ya que el soporte informático no les acompañó. Dejando a un lado la parafernalia les quedó un tema vacío de contenido en lo que intentaron fuese una rememoración de la Escuelita Murguera de Bambones de 2003, cantándolo casi 20 años después. Utilizaron el “karaoke” para criticar las colas de la autopista o el cambio de alcaldía en Santa Cruz: “El mismo perro con diferente collar, mándense a mudar”.

Pese a que su mejoría musical es notable y la intención de su letra es buena, la expectación generada les jugó una mala pasada, quedándose en un tema divertido y facilón al que le faltó letra, pero que el público disfrutó interactuando con ellos.

La Sonora (2020)

La murga fundada por Carlos Estévanez, Oscar Pérez, Itiel Delgado y Oscar Gómez se subió al escenario de la Ciencia Ficción por primera vez en su estreno como murga novel y dio a conocer su pasacalles “esta es mi felicidad, sentir junto a ti mi Carnaval” y su grito de guerra “arrejúntate”.

Tras un comienzo en el que se palpaba la emoción de ser “primerizos”, pese a que gran parte de sus componentes viene dando la murga desde hace años en Ni Pico Ni Corto, comenzó su tema “Escucha con atención y sabrás el título de la canción”, en la que sacan filón de los negacionistas y lo aprovechan como hilo conductor para criticar a los bancos, a la justicia por olvidar el caso de Ana y Olivia: “nos negamos a olvidarlo por las niñas, su madre y sus abuelos”, para seguir criticando con ironía al PSOE y a la clase política en general, con la que elevan el tono para decirles que se niegan a callar ante las injusticias como que en plena pandemia no se bajaran el sueldo.

Cierran una actuación en la que las voces se perdieron por momentos, pero con una letra bien trabajada e hilada que, si bien no consiguió conquistar al público, les permitió firmar una actuación digna de una primera vez.

TE RECOMENDAMOS