adeje

Primer paso para rescatar de la ruina la Casa Fuerte de Adeje

El evidente deterioro del histórico edificio, situado en el casco urbano y catalogado como Bien de Interés Cultural, ha llevado al Ayuntamiento a iniciar los trámites de expropiación
Vista aérea, en primer plano, de la Casa Fuerte, en el casco urbano de Adeje DA

El estado ruinoso de la Casa Fuerte de Adeje, en pleno casco urbano del municipio sureño, ha llevado al Ayuntamiento a iniciar el expediente de expropiación con el fin de rescatar este monumento histórico, con casi cinco siglos de antigüedad, catalogado como Bien de Interés Cultural (BIC) en 1986.

El informe técnico alerta de la necesidad de una actuación urgente “antes de que el daño sea irreversible” y detalla numerosos desperfectos, entre ellos el derrumbe de muros, la caída de tejados, el deterioro de piedras o la desaparición de esgrafiados e idolillos de gran valor histórico y artístico.

El Consistorio adejero justifica el expediente de expropiación, aprobado en el último pleno municipal, ante el estado de ruina del inmueble, que achaca tanto al paso del tiempo como al abandono actual por parte de los propietarios, además de las acciones de expolio, actos de destrucción sistemática y grafitis.

La administración local ha recurrido a la expropiación forzosa recogida en la Ley de 16 de diciembre de 1954, tras haber realizado durante décadas, recuerda, numerosas gestiones para intentar llegar a un acuerdo amistoso con las diferentes partes propietarias que han heredado el inmueble. Sin embargo, fuentes municipales confirmaron que todos los esfuerzos han sido infructuosos y ha sido imposible alcanzar un acuerdo unánime.

“Es un monumento histórico, se lo debíamos al pueblo de Adeje. La Casa Fuerte tiene una carga simbólica muy potente y debemos rescatarla para conservarla y para el disfrute del pueblo”, subrayó el alcalde, José Miguel Rodríguez Fraga.

El Ayuntamiento considera que una parte del futuro del casco histórico del municipio pasa por este lugar y el entorno que conforman la Plaza de España, la calle Grande y el nuevo teatro del Centro Cultural.

“Los planes municipales pasan por respetar al máximo la construcción original, tal como establece la normativa internacional de preservación y restauración del patrimonio, y generar un punto de interés turístico”, confirmaron fuentes municipales.

La Casa Fuerte fue construida en 1556 por solicitud de Pedro de Ponte y Vergara, regidor perpetuo de Tenerife, y se convirtió durante tres siglos en el centro político, económico y social de la jurisdicción de Adeje. El edificio, protegido por un castillo para defenderse de las amenazas piratas, marca la historia de la colonización del suroeste de la Isla.

La residencia, una mezcla de casa de campo y fortaleza y de planta casi cuadrada, ocupaba una superficie de 7.200 metros cuadrados. Contaba con almacenes, graneros, cuadra, herrería, panadería, hornos, viviendas para la servidumbre y los administradores, oratorio y palacio principal.

El naturalista francés Sabino Berthelot señaló que la habitación más importante era la “Sala de Archivos”, que contaba con cuatro grandes armarios repletos de documentos, definidos por el historiador Viera y Clavijo como el “Tesoro de las Canarias”.

Los documentos originales del Archivo se encuentran en el Museo Canario de Las Palmas de Gran Canaria y en la Biblioteca Municipal de Santa Cruz de Tenerife, aunque el Ayuntamiento de Adeje conserva una copia digitalizada en su archivo histórico.

TE RECOMENDAMOS