cultura

La película ‘Tales of a toy horse’ recibe en Buenavista el premio Brote de la sección Ficmec Adventure

Ulyana Osovska, directora del film galardonado, señala que la cinta se guía por la "filosofía de apreciar lo que tienes, aunque sea algo muy pequeño"
La cineasta ucraniana Ulyana Osovska. / Luz Sosa

Tales of a toy horse, de Ulyana Osovska y Denis Strashny, ha sido el fin ganador del premio Brote en Ficmec Adventure, la sección del Festival Internacional de Cine Medioambiental de Canarias (Ficmec), que se ha celebrado este fin de semana en Buenavista del Norte por tercer año consecutivo.

El jurado, integrado por José Víctor Fuentes, Ananda Fernández Baute y Beneharo Rodríguez Martín, valoró de esta propuesta audiovisual “el trato dado a la guerra, que se aleja del sensacionalismo y se enfoca en la búsqueda del diamante entre las cenizas”. “Después de siete años de grabación, consigue hilvanar varias historias que nos conectan con el medio y los seres vivos que nos rodean”, agregó.

Ulyana Osovska recogió el premio muy emocionada por el reconocimiento a su trabajo codirigido junto a Denis Strashny. La realizadora ucraniana agradeció la concesión del galardón, que le entregó el alcalde del municipio, Antonio González Fortes. Asimismo, valoró el apoyo del festival a las víctimas de la guerra que sacude su país desde hace ocho años, al destinar lo recaudado por la venta de entradas para contribuir a atender sus necesidades.

“Hicimos esta película hace ocho años, cuando empezó la guerra en Ucrania, y ahora ha cobrado un nuevo significado, porque no nos esperábamos que acabara así, pero, en general, vivíamos en esta situación de guerra e intentábamos encontrar algo bueno dentro de estas circunstancias. Es una filosofía de apreciar lo que tienes, incluso si es algo muy pequeño”, explicó Osovska.

Tales of a toy horse es un documental observacional que sigue a una persona espiritual, un monje de la orden benedictina, que reza por la naturaleza cada día y vive una vida muy pacífica hasta que empieza la guerra. Al ser originario de Ucrania, comienza a ir a las zonas de conflicto, a conocer gente ahí, a detectar sus necesidades, cómo podría ayudar, y, por otro lado, recopila historias de la naturaleza, ayudando a las personas en estas condiciones de guerra. “Es como un documental sobre cuentos de hadas de la guerra”, añadió la directora.

TE RECOMENDAMOS