internacional

Diagnostican con un cáncer de pulmón terminal a una pareja de no fumadores con apenas 5 meses de diferencia

Graham y Mery ya han hecho gestiones para que sus hijos sean adoptados por un amigo de la familia cuando fallezcan
Diagnostican con un cáncer de pulmón a una pareja de no fumadores con 5 meses de diferencia
Graham y Mery Brooke-Smith junto a sus hijos

Graham y Mery Brooke-Smith, una pareja de no fumadores de Nueva Zelanda con dos hijos, recibieron la peor de las noticias cuando fueron fueron diagnosticados con un cáncer de pulmón metastásico con apenas cinco meses de diferencia.

El hombre fue diagnosticado en enero con esta enfermedad en etapa 4 cuando ya se había extendido a la columna vertebral. Su tratamiento tiene un costo de casi 100.000 euros.

Apenas cinco meses después, le diagnosticaron cáncer de pulmón en etapa 4 a la mujer. En su caso también se había expandido a la columna y al fémur y tuvo que ser operada. El coste de sus cuidados asciende a los 90.000 euros.

El jefe de Grahan lanzó una campaña de crowfounding en ‘Give A Little’ para poder cubrir el coste de sus tratamientos y el apoyo ha sido impresionante. “Las muestras de amor y apoyo a la difícil situación de Graham y Mery siguen sorprendiendo a todos los implicados. Sólo han pasado diecisiete días desde que solicitamos el apoyo del público y casi hemos alcanzado nuestro objetivo de recaudación de fondos. Muchas gracias a todos los que han donado para ayudarles en sus trágicas circunstancias”, dice una publicación en el sitio web de la campaña.

“Hemos alcanzado nuestro objetivo de cubrir el primer año de tratamiento de Graham y Mery en poco menos de una semana. Nunca imaginamos que el objetivo pudiera alcanzarse tan rápidamente. Gracias de nuevo a todos los que han contribuido. Cada dólar es muy apreciado por Graham y Mery”, se lee en otra de las publicaciones.

“Con solo la quimioterapia, esperamos dos años. Con todo el tratamiento, podemos durar cuatro años o más”, afirmó Graham al medio neozelandés Stuff. “Cuando recibí mi diagnóstico de cáncer, nos preparamos para ello, hicimos planes. Luego, todo se puso feo cuando Mery también fue diagnosticada. Fue entonces cuando lloré, eso me dolió mucho porque nuestros niños iban a quedar huérfanos”. Ya han hecho gestiones para que sus hijos sean adoptados por un amigo de la familia cuando fallezcan.

TE RECOMENDAMOS