cultura

Haritz Garde: “En la banda vamos a lo nuestro, sin estar sujetos a lo que dicta la industria musical”

El conjunto donostiarra actúa este sábado en el Cook Music Fest, que se celebra en el Puerto de la Cruz hasta el 24 de julio
Haritz Garde (primero por la izquierda) es el batería de La Oreja de Van Gogh. / DA

Cook Music Fest, el festival que se desarrolla durante este mes de julio -del 8 al 24- en la explanada del muelle del Puerto de la Cruz, recibe este sábado (19.00 horas) a La Oreja de Van Gogh, en un concierto cuyo cartel completan Ni 1 Pelo de Tonto y Miss Band. La banda donostiarra publicó en 2020 Un susurro en la tormenta, que hace el número ocho entre sus álbumes de estudio, y lo presentará en directo en la ciudad turística. Con Haritz Garde, el batería de La Oreja de Van Gogh, mantuvo DIARIO DE AVISOS esta conversación.

-Llegan al Puerto de la Cruz con una gira que está repleta de conciertos. ¿Qué supone para ustedes estos encuentros con la gente que les sigue?
“Después de este tiempo tan extraño por el que todos hemos pasado, tenemos muchas ganas de disfrutar, de reunirnos con el público, de enseñarle las canciones de nuestro último disco, de compartir la música. Así que todos estos conciertos están llenos de ganas y de ilusión”.

-¿Cómo definiría el directo de La Oreja de Van Gogh?
“Es un directo sobre todo honesto. Nosotros cinco sobre un escenario interpretando muchas canciones, que son nuestros tesoros. Nos empeñamos en hacerlo bien para que la gente se lo pase bien. Pretendemos que, al menos en lo que dura nuestra actuación, pueda alejarse de los problemas, los deje fuera, y en ese ratito sea un poco más feliz”.

-Con una pandemia que soportamos desde hace más de dos años, ¿un concierto es algo diferente a lo que era, por ejemplo, en 2019? ¿Llegan a percibir desde el escenario una sensibilidad distinta por parte del público que acude a escucharlos?
“Se nota en que todos queremos sacar los sentimientos fuera. Eso tiene que ver con la necesidad de alejarse de todo esto y de tantas malas noticias que con el paso de los días llegaron a convertirse en una especie de rutina, en un bucle. En ese objetivo me parece que todos estamos hoy implicados. La cultura nos ayuda en esta necesidad de evadirnos, de pasarlo bien”.

“Creo que nuestro directo es, sobre todo, honesto: nos empeñamos en hacerlo bien para que la gente se lo pase bien”

-¿Qué momento artístico, musical, marca para la banda su disco ‘Un susurro en la tormenta’?
“Nosotros solemos decir, precisamente, que los discos son fotografías o cuadros que muestran el momento en el que se halla el grupo. Esta vez son 11 canciones, 11 susurros, que han salido muy de dentro. Por eso podría decirse que es un disco más personal si cabe que otros. Siempre contamos historias, que en esta ocasión nos tocan muy de cerca. En ellas nos hemos desnudado un poco más que otras veces. Musicalmente, es un disco que tiene mucha fuerza. Suena a banda. También, como siempre, intentamos alejarnos de los ritmos de moda. Que lo que se lleva o no se lleva ahora no nos condicione. En La Oreja de Van Gogh siempre hemos ido a lo nuestro. Por fortuna, nos lo podemos seguir permitiendo: ya tenemos una trayectoria, muchos discos y éxitos. No debemos estar sujetos a lo que dicta la industria musical. Además, esa independencia es la que nos ha hecho conectar con la gente. Si esto es así, ¿por qué cambiarlo?”.

-¿Y cuál diría que es la esencia, lo que permanece inalterable de la banda tras más de 20 años de trayectoria?
“Lo que nos unió al principio: la amistad, la voluntad de crecer haciendo música juntos. Esa pasión nos unió y sigue igual. Tras tantos años continuamos compartiendo la música, seguimos queriendo mejorar y también sintiendo mucho respeto los unos hacia los otros. Esa admiración está intacta. Sabemos cuál es el fuerte de cada uno y entre todos lo intentamos potenciar. Algo en lo que también coincidimos es en nuestro deseo de hacer lo que nos sale de dentro, y procurar que no nos influya demasiado lo de fuera”.

-¿Cómo se autogestiona el grupo? ¿Cuál es la fórmula para seguir adelante?
“No lo sé. Quizás todo consiste en saber respetar los tiempos de cada uno, y si hay un desencuentro, ser capaces de no llevar las cosas a lo personal. Cada idea, cada propuesta que surge, queremos que sea por el bien de la banda. No hay ninguna individualidad por encima de la otra. Pensamos que si actuamos de esa manera, los éxitos se multiplican y las penas se dividen. Esto no garantiza nada, pero a nosotros nos funciona”.

“Para seguir adelante después de tantos años quizás todo consiste en respetar los tiempos de cada uno de nosotros”

-Además de recorrer prácticamente toda España, este año también han estado en América. ¿Hay públicos específicos o la pasión por la música los iguala?
“Creo que los iguala. El repertorio que hacemos en España es el que llevamos a América, y la gente lo recibe igual de bien. Además, muchas veces nos sentimos más cercanos a Argentina o a México que a Francia, que la tenemos a 10 minutos de San Sebastián. Mostrar tu música en sitios tan lejanos y que la reciban de esta manera es una gozada”.

TE RECOMENDAMOS