la palma

Objetivo: haber entregado 600 casas al cumplirse un año de la erupción

El Gobierno canario calcula que, 12 meses después de la emergencia, se habrán dado pisos, viviendas modulares y de madera a la práctica totalidad de afectados sin alternativa

Las administraciones prevén entregar en el primer año tras la erupción del volcán de Cumbre Vieja alrededor de 600 pisos, casas modulares y de madera, con lo que el Gobierno canario cree que se cubrirá prácticamente toda la demanda de vivienda de las familias que las perdieron por el volcán. Estos datos los facilitó ayer el Ejecutivo autonómico con motivo de una visita del presidente autonómico, Ángel Víctor Torres, y el consejero de Obras Públicas, Transportes y Vivienda, Sebastián Franquis, a las obras de instalación de los primeros 20 inmuebles modulares en Los Llanos de Aridane.

La Consejería que dirige Franquis es la encargada de los trabajos de urbanización e instalación de las 121 viviendas modulares previstas para ofrecer un alojamiento alternativo a las familias afectadas por la erupción en los municipios de Los Llanos y El Paso. Del total de unidades previstas para los damnificados por el volcán se han aportado 116 pisos, habrá 186 casas modulares y de madera, y otras 325 se costean desde hace meses en la modalidad de alquiler. El Instituto Canario de Vivienda (Icavi) confía en que las casas modulares se terminen de instalar en septiembre para su entrega.

Los representantes regionales, junto al concejal de Urbanismo aridanense, Manuel Perera, visitaron los trabajos de urbanización que se desarrollan en una parcela situada en el camino de Los Choriceros que cedió el Ayuntamiento para este fin. En dicho solar se encuentran instaladas 20 viviendas modulares de tipo contenedor pertenecientes al lote de 85 viviendas que cuentan con un plazo de ejecución aproximado de tres meses y medio. Este modelo, elegido a instancias del Consistorio local, es trasladado desde la comunidad de Galicia y su instalación solo requiere de una semana de trabajos.

En el municipio de El Paso ha finalizado también la primera fase de las obras de urbanización con nueve viviendas modulares de madera ya completamente instaladas, de las 36 previstas. El Icavi informó de que precisamente ayer comenzarían las obras de la segunda fase, lo que permitirá instalar otras 10 viviendas, para la que se contratarán dos cuadrillas más de trabajadores con el objetivo de acelerar la culminación de las obras en el plazo previsto, que está definido para la primera quincena del mes de agosto.

La Consejería de Obras Públicas, Transportes y Vivienda ha invertido 7,1 millones de euros en la adquisición de estas 121 viviendas modulares; una de las soluciones habitacionales más rápidas y fiables para poder ofrecer un hogar de manera provisional y sin salir del Valle de Aridane, a las familias que perdieron su casa por la erupción volcánica. Además, el departamento precisó que está invirtiendo otros 1,6 millones en las obras de urbanización y redacción de los proyectos de instalación de estas 121 viviendas en las parcelas cedidas por los municipios afectados. Estas obras se han contratado con empresas de La Palma para apoyar y estimular al tejido productivo de la Isla que resultó también afectado por la erupción.

Además de estas 121 viviendas modulares que se están instalando, la Consejería ha entregado 116 viviendas a familias que perdieron sus hogares a causa del volcán. Cinco de esas viviendas también son modulares de madera que se instalaron y entregaron en el municipio de Los Llanos hace varios meses. El resto son viviendas de construcción que estaban disponibles en el Valle, un mercado de vivienda muy limitado ya que la mayoría de los afectados no quieren irse fuera de su entorno habitual de vida, destacaron desde el Ejecutivo.

TE RECOMENDAMOS