la orotava

Una calzada ‘romana’ en medio del Valle de La Orotava

El antiguo camino de El Ciprés, que unía la Villa con el Puerto, conserva 800 metros de su trazado original, con 400 años de historia, y está declarado Bien de Interés Cultural (BIC) por ser un “magnífico ejemplo de obra de ingeniería rural”
La hacienda de El Ciprés, una finca fundada hacia 1845 que en 1920 se convirtió en un lugar histórico para la psicología mundial
La hacienda de El Ciprés, una finca fundada hacia 1845 que en 1920 se convirtió en un lugar histórico para la psicología mundial. DA

En medio del Valle de La Orotava, escondida entre altos muros, plataneras y nuevas urbanizaciones residenciales, se conserva una de las obras públicas más antiguas de la isla de Tenerife. Se construyó hace unos 400 años y hoy en día sigue en pie, casi intacta en buena parte y cumpliendo su función originaria, aunque con mucho menos uso vecinal que en otros tiempos. No es un castillo ni un puente ni un acueducto. Es un simple camino de piedras que, a pesar de su rústico y modesto aspecto, está declarado a proteger por las autoridades de Patrimonio porque, además de muy antiguo, “es un magnífico ejemplo de ingeniería rural”. Es el camino de El Ciprés, un rincón olvidado entre La Orotava y el Puerto de la Cruz, lo más parecido a una calzada romana que se puede encontrar en estas lejanas islas atlánticas, adonde, por cierto, nunca llegaron las legiones del Imperio de Roma.

Entre los cerca de 160 Bienes de Interés Cultural (BIC) catalogados por el Gobierno de Canarias en la isla de Tenerife, se da la circunstancia de que hay tres antiguos caminos, con categoría de Sitio Histórico. Son el Camino Viejo a Candelaria, el Camino de El Socorro, en Güímar, y el tercero, menos conocido y sin la vinculación religiosa de los otros, el Camino de El Ciprés. Este viejo sendero fue la primera y principal vía de conexión entre La Orotava y su puerto, lo que hoy es el Puerto de la Cruz, por lo que su antigüedad se remonta a cuatro siglos. Por aquí bajaron miles de carros y carretas cargados de barricas de los famosos vinos del Valle que se embarcaban por el Puerto para exportar a Inglaterra: el legendario malvasía que nombró William Shakespeare en alguna de sus obras.

En la actualidad, el camino de El Ciprés es un tramo de apenas 800 metros, totalmente empedrado, que ha logrado sobrevivir olvidado entre plataneras y urbanizaciones. Es muy poco frecuentado por las escasas viviendas existentes en su entorno, hasta hace poco eminentemente agrícola, y por lo incómodo que resulta su tosco empedrado y la rasante para la circulación de vehículos. Hasta que hace una década empezó a verse amenazado por la construcción de urbanizaciones de lujo en sus alrededores. Fue por ello, y por sus singularidades constructivas y sus valores históricos, por lo que el Ayuntamiento de La Orotava solicitó su declaración de Bien de Interés Cultural (BIC), declaración que en 2013 refrendaron el Cabildo y el Gobierno de Canarias.

INGENIERIA RURAL

Según el informe de los técnicos de Patrimonio Histórico del Cabildo de Tenerife, el Camino de El Ciprés constituye un magnífico ejemplo de obra de ingeniería rural, con unas características constructivas singulares y un buen estado de conservación. Con una longitud de unos 800 metros, aproximadamente, se extiende entre la Cruz del Durazno y la zona de La Palmita (en la antigua carretera C-820), en el nudo de enlace con la autopista TF-5. Su declaración como Bien de Interés Cultural se justifica “por su extraordinario valor etnográfico, histórico y como obra de ingeniería viaria tradicional, así como por el buen estado de conservación, la singularidad de su empedrado, la anchura de la calzada -6 metrosy el entorno agrícola que atraviesa”. Según los técnicos insulares de Patrimonio, “resulta difícil encontrar en la actualidad un camino histórico con las características del que nos ocupa, por lo que necesariamente ha de otorgársele un régimen de protección que asegure su preservación futura, por tratarse de una de las mejores manifestaciones de infraestructura rural conservadas en la Isla”.

Esta vía aparece ya referenciada en la cartografía histórica del siglo XIX, donde mostraba la totalidad de su trazado, actualmente alterado por la red viaria contemporánea, y constatándose su existencia en planos de siglos anteriores. La relevancia histórica del camino se remonta a los orígenes del Puerto de La Orotava, ya desde principios del siglo XVI, como embarcadero de la importante producción agrícola del Valle.

El camino de El Ciprés se erige, junto al camino de La Sierra, también en La Orotava, en un elemento de interés patrimonial de primer orden tanto desde una perspectiva histórica como etnográfica. El empedrado del camino de El Ciprés evidencia una mayor complejidad que el de La Sierra, dado que está configurado por pequeñas hiladas de piedra dispuestas diagonalmente en torno a un eje central constituido por piedras de mayores dimensiones, configurando la apariencia de una espiga o una espina de pescado. El sistema constructivo se caracteriza por un nivel inferior de cimentación y preparación del sustrato sobre el que se dispone un núcleo de barro compactado. La calzada se remata con un empedrado a base de piedra encabezada, reforzada por varias cintas maestras que facilitaban, por un lado, la construcción del camino, a la vez que refuerzan el pavimento y evitan su posible deterioro ante el tránsito de carros y otros vehículos cargados de mercancías.

La protección que garantiza la declaración oficial de Bien de Interés Cultural (BIC) a favor del camino de El Ciprés fue actualizada y refrendada con una resolución de 5 de febrero de 2013 del director insular de Cultura y Patrimonio Histórico, por la que se incoa el expediente para la modificación de la delimitación del Bien de Interés Cultural del Camino del Ciprés. En su día se declaró BIC el camino y los 20 metros anexos en cada lado, en los que en estos momentos hay jardines de viviendas, en uno, y en el otro, plataneras. Con la resolución de 2013 se ciñó la declaración a exactamente el camino, ya que el resto no tiene razón de ser BIC. Sin embargo esos 20 metros a ambos lados han quedado como zona de protección del entorno. Ello significa que para hacer cualquier cosa en esas franjas laterales se deberá contar con la autorización del Cabildo. Se evita así que en el futuro se puedan producir procesos de urbanización incontrolados o de transformación de la calzada (por ejemplo, asfaltado) que afecten al bien a proteger o a la contemplación, estudio y percepción de sus valores.

Pero no solo destaca la importancia patrimonial de este camino por su funcionalidad histórica o por sus características físicas, sino también porque a su vera se localiza la Finca El Ciprés, donde el célebre científico alemán Wolfgang Köhler instaló en 1918 su centro de experimentación de primates que hasta entonces había tenido su sede en la conocida como Casa Amarilla. La trascendencia de este centro deriva de los experimentos en el realizados y cuyos resultados fueron esenciales para la gestación de la psicología de la Gestalt, desarrollada posteriormente por Köhler en Berlín y Estados Unidos. El centro se mantuvo en esta hacienda hasta 1920, cuando las dificultades económicas hicieron inviable la prosecución de las investigaciones científicas. Las viejas y protegidas piedras de El Ciprés seguirán dando fe, olvidadas y en silencio, de la larga historia que han vivido como vestigios congelados de un tiempo muy lejano y distinto.

La hacienda de El Ciprés, una finca fundada hacia 1845 que en 1920 se convirtió en un lugar histórico para la psicología mundial

En este antiquísimo camino se localiza la finca y hacienda El Ciprés -con origen sobre 1845 y de estilo colonial inglés-, que le da nombre y adonde en julio de 1918 se trasladó el centro de experimentación con primates dirigido por el célebre científico alemán Wolfgang Köhler, después de dejar la Casa Amarilla, en el Puerto de la Cruz. Los experimentos realizados aquí hasta mayo de 1920 fueron esenciales para la gestación de la Psicología de la Gestalt, desarrollada posteriormente por Köhler en Berlín y Estados Unidos.

TE RECOMENDAMOS