la laguna

La Laguna presume de patrimonio histórico ante miles de visitantes

La Noche del Patrimonio volvió a llenar las calles de Aguere de actividades que completaron una jornada de puertas abiertas en sus principales inmuebles
patrimonio histórico
Foto: Sergio Méndez

El tesoro del corsario Amaro Pargo quedó al descubierto ayer en La Laguna. Pero no fue el único descubrimiento que ayer se realizó en Aguere, donde, tras dos años sin poder celebrarse, volvió La Noche del Patrimonio, una actividad que durante más de 12 horas, permitió a miles de asistentes descubrir, no solo el tesoro del conocido corsario a través de una ruta guiada por la ciudad, sino el de otros tantos inmuebles que ayer abrieron sus puertas de forma excepcional para recibir a cuántos quisieron acercarse. Una actividad que estuvo salpicada de actuaciones musicales, representaciones teatrales, danza, talleres y un sinfín de actos que llenaron el casco lagunero de una efervescencia que no se vivía desde hace dos años.

La Noche del Patrimonio es una iniciativa cultural conjunta de las 15 ciudades españolas que cuentan con el título de Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. La cita, que alcanza su quinta edición, “es una invitación a tener ciudades vivas, que recobramos para el disfrute de nuestros vecinos y vecinas, quienes deben sentirse orgullosos de vivir en una ciudad patrimonial”, señaló el alcalde, Luis Yeray Gutiérrez, al comienzo de los más de 50 actos programados durante la jornada de ayer.

Entre las actividades más destacadas estuvo la de Abierto Patrimonio, que ofreció una jornada de puertas abiertas de monumentos y espacios culturales, con visitas guiadas, en un horario excepcional de 18.00 a 24.00 horas, si bien varios de estos espacios abrieron también en horario de mañana. La iglesia y el convento de Santo Domingo, el Ayuntamiento, la Catedral, el Monasterio y Museo de Santa Clara, el Palacio de Lercaro, la Real Sociedad Económica de Amigos del País, el Palacio de Salazar, el IES Canarias Cabrera Pinto, la Casa Museo Cayetano Gómez Felipe y la Biblioteca Adrián Alemán de Armas, fueron los inmuebles que pudieron visitarse.

El alcalde de La Laguna, que además es vicepresidente del Grupo de Ciudades Patrimonio y presidente de la Comisión de Patrimonio, quiso subrayar “la oportunidad de disfrutar de la historia, el patrimonio, la gastronomía y la cultura viva de nuestras ciudades, que comienzan a reabrirse tras la pandemia. Es importante que nuestros monumentos se abran para quienes nos visitan, pero también para que quienes vivimos en esta ciudad conozcamos nuestra historia y el valor del patrimonio que atesoramos”.

Gutiérrez valoró el trabajo transversal de las concejalías de Cultura, Patrimonio Histórico y Fiestas, en la elaboración de un programa con más de 50 actividades, en el que subrayó “la implicación de más de 70 entidades públicas y privadas, así como empresas particulares de La Laguna”.

En este sentido, Gutiérrez destacó que por primera vez, y de manera excepcional entre las ciudades del Grupo, los comercios del casco se sumaron a esta cita festiva y cultural, con propuestas como las de Coser o no ser, con talleres de pintaderas a ganchillo, o la tienda Pisaverde, que organizó ‘escaparates vivos’ con música y mimos o explicaciones del proceso de realización de tejidos; o las de la librería La Casa del Baobad, con talleres infantiles y encuentros de poesía; y las distintas exposiciones de Espacio Brozo, La Oca Muebles, La Cámara Espacio Fotográfico, LM Arte Colección o la Galería de Arte Artizar, por citar solo algunos ejemplos.

Aunque el grueso de los actos se desarrolló durante la tarde y hasta la medianoche, el programa se inició a las diez de la mañana, con un acto simbólico en el cementerio de San Juan, con la ofrenda Viento y memoria interpretado por Pablo Díaz al pito herreño y Danny Glez a la guitarra. Durante la mañana, numeroso público ya pudo disfrutar de visitas teatralizadas, exposiciones, talleres infantiles, música y actividades de divulgación. En su voluntad de contar con una Noche del Patrimonio inclusiva y accesible, la Casa de Los Capitanes acogió un encuentro con voluntarios y afiliados de la ONCE para dar a conocer su percepción del patrimonio cultural a través de las maquetas tiflológicas.

El artista italiano Alessandro Sciarroni protagonizó la sección Escena Patrimonio, mientras que, a través de Vive Patrimonio se ofertó una gran oferta cultural y de ocio que se repartió por el casco histórico. La Laguna sumó una sección propia con una amplia variedad de actividades en las vías del municipio, y que cerró con el concierto de Pastora Soler, al que asistieron más de 4.500 personas.

TE PUEDE INTERESAR