adeje

La retirada de una excavadora agita la polémica en el Puertito de Adeje

Salvar La Tejita denuncia una acción "violenta" contra los acampados en Adeje, mientras Cuna del Alma dice que ha recuperado una máquina "secuestrada"; Torres pide "diálogo"
Puertito de Adeje
Foto: Fran Pallero

El presidente del Gobierno de Canarias, Ángel Víctor Torres, calificó ayer de “lamentables” los hechos ocurridos en la madrugada de ayer en el Puertito de Adeje y apeló al “diálogo” y “nunca a la violencia para resolver los problemas”.

El jefe del Ejecutivo regional pidió, a través de su cuenta de Twitter, que “se aclare todo lo sucedido”, después de que la plataforma Salvar La Tejita denunciara un “violento desalojo con nocturnidad, alevosía y aprovechando la tormenta” por parte de varios miembros de seguridad privada y operarios de la obra de las personas que acampan desde hace dos meses en protesta por la construcción del complejo hotelero Cuna del Alma.

Detención en el Puertito de Adeje

Durante los incidentes, la Guardia Civil procedió a la detención del presidente de Salvar La Tejita, Rubén P., por agredir a un agente, según la Delegación del Gobierno, aunque la organización ecologista afirma que el arresto se produjo “por grabar la agresión”.

La versión de los hechos del colectivo no coincide con el relato ofrecido por la empresa que ejecuta el proyecto. Su director, Andrés Muñoz, manifestó, en declaraciones a la cadena Cope, que “ni hubo desalojo ni hubo violencia”.

Muñoz explicó que “lo único que hemos hecho es recuperar una máquina excavadora que habían secuestrado y confiscado desde hace meses y con ese fin nos hemos acercado con una empresa de seguridad que nos protegiera y con algunos trabajadores de la contrata para sacar de allí nuestra máquina excavadora que cuesta 300.000 euros, y se ha hecho”.

Además, subrayó que “lo chocante es que la noticia sea que alguien a quien le han robado algo lo recupere y sea que quien te ha robado se queje de que has recuperado la máquina”.

El grupo parlamentario Sí Podemos Canarias informó que ha trasladado los hechos al delegado del Gobierno en Canarias, Anselmo Pestana, al considerar que se trata de un “atentado contra el derecho a la protesta pacífica”.

El portavoz parlamentario de la formación morada, Manuel Marrero, calificó de “intolerable” el “desalojo brutal” por parte de la seguridad privada “de una urbanización que va a destrozar una parte de nuestro territorio”.

TE PUEDE INTERESAR