santa cruz

Programa Santa Cruz Vital: la alegría de sentirse vivo

El programa Santa Cruz Vital, destinado a las personas mayores de la capital, fomenta el envejecimiento activo con numerosas actividades que son muy valoradas
Las visitas culturales y las actividades en la playa, están entre las más valoradas por los usuarios de Santa Cruz Vital.
Las visitas culturales y las actividades en la playa, están entre las más valoradas por los usuarios de Santa Cruz Vital. DA

Las personas mayores han sido, y siguen siendo, las más perjudicadas por una pandemia que no solo les arrebató la vida a miles de ancianos en este país, sino que también la posibilidad de interaccionar con el resto del mundo, lo que para muchos supuso un retroceso importante en su salud, tanto mental como física. Con el fin de las restricciones, la vuelta de los programas de actividades, la socialización, ha devuelto algo de lo perdido en estos casi tres años. En Santa Cruz, el programa Santa Cruz Vital busca precisamente dar a los mayores de la capital esos espacios en los que compartir, hacer ejercicio físico, pero sobre todo, compartir.

El área de Acción Social ha querido conocer la opinión de los mayores participantes en las distintas actividades, y el resultado deja claro que el principal beneficio que encuentran es a nivel emocional. Así, cuando se evalúa el impacto de las actividades en el estado de las personas participantes, el resultado es que más 88% de los encuestados señala importantes mejoras a nivel emocional, el 86% apuntan mejoras a nivel cognitivo y el 76% han notado mejoras en el aspecto físico.

En general, el grado de satisfacción de las personas mayores encuestadas es muy bueno ya que se ha tenido en cuenta los lugares y espacios dónde se realizan las actividades y el horario que tienen disponible. Respecto a los contenidos, se encuentran muy satisfechas 47 personas de las 50 personas encuestadas.

Según el resultado de esta encuesta, entre el 90 y 94 % de personas mayores encuestadas muestran muy buena satisfacción en la mejora general de su calidad de vida acudiendo a las actividades de este proyecto, así cómo sentirse más activos, ampliando su contacto social después de la pandemia ante la COVID 19 y consideran que aplican lo aprendido en su vida diaria. Entre el 6 y 10 % la califican cómo buena satisfacción.

Todo eso lo concretan en las mejoras a nivel físico, cognitivo y emocional gracias, por ejemplo, al reencuentro con su grupos de iguales tras la pandemia aumentando el estado de ánimo y motivación, a lo que añaden la motivación para aprender cosas nuevas.

Cuando se les preguntó por los aspectos más positivos de los talleres de envejecimiento activo, sus respuestas van des de que haya más actividades al año, pasando por las relaciones sociales con el grupo y monitores, la gimnasia, las actividades en la playa de Las Teresitas o combatir la soledad. También el hecho de tener que salir de casa, tener una rutina o trabajar la memoria.

En el aspecto negativo, lo que peor valoran es que se interrumpan las clases, o los horarios, pero también que en los talleres de estimulación cognitiva no haya distintos niveles para que todos puedan avanzar a su ritmo.

En cuanto a lo que creen que se ha de mejorar, apuntan los encuestados que se den más horas de actividades, más días de playa y baile, más gimnasia, que haya actividades por la tarde o más visitas y excursiones, y es que este última actividad es la que, con diferencia, es la que más les gusta a hacer a los mayores que participan en este programa. “Hay que destacar que las actividades más solicitadas por parte de las 50 personas participantes en la valoración de satisfacción general de la actividad son las excursiones y visitas culturales, exponiendo que se sienten muy entusiastas y con motivación de salir fuera del municipio y visitar otros municipios de la isla, así cómo museo como las Pirámides de Güímar, Mariposario en Icod de los Vinos entre otras alternativas posibles para participar ,conocer y realizar turismo local”, concluye el análisis de esta encuesta.

La concejal de Acción Social, Rosario González, expresa su satisfacción por la acogida que este programa ha tenido entre los mayores del municipio, y en el que hasta el momento han participado unas 300 personas. “El programa Santa Cruz Vital persigue que los mayores del municipio permanezcan en su entorno con el máximo de calidad de vida posible, fomentando su autonomía e independencia para luchar contra la soledad no deseada a través de propuestas que abarcan la parte física, la cognitiva, la emocional y la social”, apunta.

El alcalde, José Manuel Bermúdez, destaca que “en muy pocos meses se ha notado la acción de este programa y la idea es fortalecerlo para que se convierta en un referente para nuestros mayores, de manera que ayudemos a compensar ese vació que se produjo cuando desapareció el programa Ansina que el Cabildo daba a todos los mayores de la Isla”.

Edilia Hernández es una de esos mayores. Se muestra muy contenta con las actividades desarrolladas en Santa Cruz Vital, incluso apunta que “si hubiera más días incluso sería mejor”. Y es que según detalla esta usuaria, “no solo es por las actividades, sino por lo que supone para muchos mayores, que es superar el miedo que impuso la pandemia, sin salir de casa, muchos incluso empeoraron considerablemente su estado de salud”.

Edilia, que también preside la Asociación de Vecinos San Albino, en Tíncer, apunta que “muchos de nuestros socios, en estos dos años, aunque tenían problemas muy incipientes, han perdido mucho, mientras que otros, en cuanto han retomado las actividades se nota muchísimo la mejoría”.

Las acciones persiguen, sobre todo, fomentar la adquisición de hábitos y rutinas saludables en nuestros mayores, de forma que, luego, sean capaces de darle continuidad a esas actividades de manera autónoma.

TE PUEDE INTERESAR