cultura

La Sinfónica de Tenerife explora obras concebidas para viento y percusión

Los conciertos del ensemble de la orquesta son el miércoles, el jueves y el viernes en el Teatro Circo de Marte de La Palma; el Auditorio de Agüimes, en Gran Canaria, y el Guimerá de Tenerife
El trompetista y director Hakan Hardenberger. / Marco Borggreve

La Sinfónica de Tenerife hace esta semana una segunda comparecencia en el 40º Festival Internacional de Música de Canarias (FIMC). En esta ocasión participa con un programa de cámara interpretado por 30 de sus instrumentistas de viento y percusión, que incluye una obra de encargo a la canaria Irene R. Fariña. Completan el repertorio composiciones de Copland, Krenek, Rautavaara y Dvorák, que se podrán escuchar en el Teatro Circo de Marte de La Palma, el Auditorio de Agüimes en Gran Canaria y en el Teatro Guimerá de Tenerife entre el miércoles y el viernes.

El programa, dirigido por el maestro y trompetista sueco Hakan Hardenberger, supone un recorrido por 145 años de creación para estos instrumentos, de 1878 hasta hoy. La pieza más reciente es Phidia, de la tinerfeña Irene R. Fariña, que plantea un viaje imaginario a través de variados paisajes y ambientes. Fariña usa elementos musicales distintivos como leitmotiv, cuartas paralelas y ostinatos. Las reminiscencias de la música descriptiva, cinematográfica y audiovisual, así como el arte oriental, han influido en su estilo compositivo.

CIRCO DE MARTE

Los conciertos se desarrollarán en el Teatro Circo de Marte, en Santa Cruz de La Palma, mañana miércoles; el jueves, en el Auditorio de Agüimes, en Gran Canaria, y el viernes, en el Teatro Guimerá, en Santa Cruz de Tenerife, todos a partir de las 20.00 horas. Las entradas están disponibles en www.festivaldecanarias.com y en las plataformas habituales de venta de dichos recintos.

El programa que se ha confeccionado arranca con la Fanfarria para el hombre corriente, emblemática obra del estadounidense Aaron Copland compuesta durante la Segunda Guerra Mundial en homenaje a los combatientes.

Continúa con el citado estreno de Irene R. Fariña y, a continuación, la obra del ecléctico músico austriaco E. Krenek Kleine Blasmusik, escrita en los años 30 pasado siglo, donde se refleja su destreza compositiva para viento.

Del autor finlandés E. Rautavaara, los músicos de la Sinfónica de Tenerife interpretarán Un réquiem de nuestro tiempo, pieza de la década de los 50 de la centuria pasada con la que el autor alcanzó notoriedad. Y finalizarán con Serenata para vientos de Dvorák, una pieza de 1878 que ya deja entrever el estilo eslavo que caracterizaría la siguiente etapa del compositor checo.

Hakan Hardenberger nació en Malmö, Suecia, en 1961. A los 8 años comenzó a estudiar trompeta con Bo Nilsson. Continuó en el Conservatorio de París con Pierre Thibaud y con Thomas Stevens en Los Ángeles. Rápidamente fue reconocido como un virtuoso, capaz de un rango único de sonido y expresión. Posteriormente fue invitado a tocar como solista con orquestas sinfónicas de todo el mundo. Hardenberger ha colaborado con muchos de los principales directores y ha logrado superar la resistencia contra un instrumento tan inusual en solitario.

TE PUEDE INTERESAR