cultura

Carlos Varela: “He pagado un precio por lo que he escrito y cantado”

El cantautor cubano conmemora este viernes, sobre el escenario del Teatro Leal de La Laguna, el 35º aniversario de su disco de debut, 'Jalisco Park', que se grabó en Tenerife
El cantautor cubano Carlos Varela. / DA

Carlos Varela, renombrado músico y compositor cubano, conmemora en Tenerife el 35º aniversario de su álbum de debut, Jalisco Park. Varela llega mañana viernes (20.30 horas) al Teatro Leal de La Laguna para rememorar canciones de larga trayectoria y también nuevas creaciones con las que sigue haciendo camino en su viaje como artista.

-¿Qué ofrecerá en su concierto en el Teatro Leal?

“Para este concierto tenemos pensado hacer un homenaje a La Laguna, donde viví en 1989 y grabé mi primer disco, Jalisco Park, hace 35 años. También incluiremos canciones nuevas, otras no tan nuevas y algunas que forman parte de toda mi discografía a lo largo de estos 40 años de carrera”.

-¿Cómo se presentaría usted mismo como artista?

“Soy un compositor cubano de la generación de los años 80, que se movió musicalmente entre el rock norteamericano y la canción de autor, abordando distintas problemáticas sociales de mi generación en los textos. Sin darme cuenta, con el tiempo me convertí en un artista incómodo para el poder. Solo escribo y canto lo que pienso y siento. Siempre he sido honesto con todo lo que he escrito y cantado, y he pagado un precio por ello”.

-¿Qué es lo mejor de estar sobre un escenario?

“Un escenario es un espacio ideal para establecer conexión con el público que viene a escucharte. En él suceden muchas catarsis que a veces no se ven. Desde un escenario se puede escuchar la respiración de cada espectador y sentir cuándo una canción sacude los huesos y hace vibrar las almas. Me gustan los conciertos porque vengo del mundo del teatro. Subirse a un escenario es algo mágico y siempre es una experiencia muy diferente. Del repertorio elegido y de la dramaturgia del espectáculo depende el nivel de conexión que logres con la gente que te viene a escuchar”.

-¿Cómo es el proceso de composición de su canciones?

“Escribir y componer una canción es un misterio. He tenido la suerte de conversar sobre esto con grandes compositores cubanos, españoles, argentinos y norteamericanos, y todos coinciden en que se trata de un proceso difícil de explicar. En mi caso, no busco las canciones, ellas aparecen de muchas maneras: a través de una historia, un libro, un cuadro, una conversación, una película e incluso a través de otra canción. Es un proceso que te atrapa desde el principio y nunca sabes cómo terminará. Por eso hay canciones que puedes escribir en 20 minutos, en dos horas, en una semana, en un mes y otras que nunca terminas.”

-¿Qué recuerda de los tiempo de creación de ‘Jalisco Park’?

“Eran años muy complejos en Cuba. Existían muchas incomprensiones con mis canciones y con artistas de mi generación. Yo llevaba un tiempo censurado en los medios de mi país. En 1989, Silvio Rodríguez me invitó a cantar con él en sus conciertos en Gran Canaria y Tenerife. Silvio conocía bien mi historia y me dijo: ‘Si no puedes grabar en Cuba, ¿por qué no te quedas un tiempo por las Islas y grabas tu primer disco?’ Así fue como sucedió. Estuve mucho tiempo viviendo en casa de Pedro Guerra y grabando mi primer disco, Jalisco Park, en los Estudios Manzana, junto a varios músicos y amigos canarios.”

-¿De qué manera, según usted, han envejecido esa canciones?

“Hay canciones que envejecen e incluso hay canciones que pueden morir, pero también hay canciones que resucitan y otras que siempre sobreviven al paso del tiempo. Una canción envejece cuando no consigue conectar ni transmitir un sentimiento”.

-¿Cuál es el estado de salud de la canción de autor?

“Hay muy buenos compositores jóvenes haciendo cosas muy interesantes y muy diferentes, tanto en Cuba como en Santo Domingo, España, México, Estados Unidos o Inglaterra. Es imposible conocerlos a todos, pero, definitivamente, las redes sociales les han brindado un mejor camino para llegar a la gente. Nadie dijo que fuera fácil. Este oficio es difícil y requiere mucha constancia, sacrificio, estudio, paciencia y perseverancia. Habrá que ver cuántos de estos músicos y compositores jóvenes sobreviven a estos tiempos y no se pierden en el camino”.

TE PUEDE INTERESAR