cd tenerife

Garitano: números de destitución

El entrenador vasco se sentará el próximo lunes en el banquillo ante el Eldense pese a firmar el representativo una pésima racha de dos victorias en los últimos dieciséis partidos
Paulino Rivero y Asier Garitano, presidente y entrenador de un CD Tenerife que toca fondo./CDT

Los números que está firmando el CD Tenerife en las últimas fechas son demoledores: solo ha ganado 2 partidos de los últimos 16, ha sumado 3 puntos de los últimos 21, y ha marcado un solo gol en sus últimos seis partidos, incluyendo el de Copa del Rey ante el Mallorca.

Pese a esta nefasta racha que ha colocado al representativo a cinco puntos del descenso, que incluso podrían ser cuatro si al Albacete le dio por ganar anoche al Valladolid, y a siete puntos del ansiado play-off, el Consejo de Administración blanquiazul sigue confiando en el entrenador, Asier Garitano, para sacar a flote una nave que tocó fondo el pasado domingo con la enésima derrota en su visita al filial del Villarreal.

Se habla que el crédito del entrenador de Vergara tiene fecha de caducidad, y esta no es otra que la del próximo lunes cuando el CD Tenerife se mida al Eldense en el estadio Heliodoro Rodríguez López. Un empate o una nueva derrota sería el epílogo al periplo de Garitano en el banquillo blanquiazul.

El crédito ilimitado del Consejo y de la dirección deportiva se puede pagar caro, porque los números del representativo, en cualquier otro club, hubiesen supuesto la destitución ipso facto del entrenador.

Además, las redes sociales son un clamor pidiendo la cabeza del técnico vasco. Se está propiciando una atmósfera irrespirable en torno al CD Tenerife, que podría tener su punto álgido el próximo lunes si no se gana y el equipo sigue aburriendo a las ovejas.

Aparte de los fríos números, las sensaciones que transmite el CD Tenerife son desoladoras. La actitud de los futbolistas está fuera de toda duda, porque ellos mismos fueron los que allá por el mes de octubre lideraron la clasificación de LaLiga Hypermotion. Posteriormente, el equipo se cayó por que la enfermería se llenó de inquilinos debido a lesiones musculares de diversa índole en jugadores claves, por lo que Garitano contaba con el colchón de que los malos resultados tenían relación directa con la escasez de efectivos.

Una vez que la enfermería se ha ido vaciando, aparte de la llegada de los dos refuerzos invernales, el Tenerife cada vez va a peor. Garitano se ha quedado sin red y la caída está más cerca que lejos si todo sigue por los mismos derroteros.

TE PUEDE INTERESAR