desalojo en arona

“El deterioro del edificio de Arona hacía temer por la vida de las personas”

La alcaldesa, Fátima Lemes, subraya que el informe con los daños, de 2021, “nunca fue trasladado a Servicios Sociales, por lo que fue imposible trabajar con los afectados”
“El deterioro del edificio de Arona hacía temer por la vida de las personas”
El inmueble, ubicado junto a Montaña Amarilla, fue desalojado el pasado martes por orden judicial. | Fran Pallero

La alcaldesa de Arona, Fátima Lemes, manifestó ayer que la situación de deterioro del edificio Chasna, en la Costa del Silencio, desalojado el pasado martes por orden judicial, hacía temer por la vida de las personas que se encontraban en su interior, con lo que la evacuación del inmueble era una “medida necesaria y urgente”.

La regidora aronera indicó que el informe que advertía de las deficiencias estructurales del edificio, realizado por el área de Urbanismo del Ayuntamiento en 2021, “nunca fue trasladado a Servicios Sociales”, por lo que, subrayó, “fue imposible hacer un trabajo previo con los afectados hasta la comunicación realizada desde la sede judicial el 6 de febrero”.

Fátima Lemes también apuntó que, una vez comunicado desde el juzgado el informe en el que se constata el deterioro de la estructura, el Ayuntamiento dejó de empadronar a personas en el inmueble, ya que “la causa que propicia el desalojo, la seguridad de las personas, así lo requiere”.

Tras recordar que la oferta alojativa es “prácticamente nula” en plena temporada alta turística, Lemes indicó que, desde el área de Servicios Sociales, se trata de dar respuesta adecuada a cada uno de los perfiles y, si procede, tramitar las ayudas a aquellas personas que reúnan los requisitos recogidos en las bases reguladoras de las ayudas de emergencia social del Patronato de Servicios Sociales.

Además, la alcaldesa insistió en que el equipo técnico de los Servicios Sociales se aseguró de que ningún niño se encontrase en “situación de calle” y recalcó que “se verificó que todos los menores tenían un recurso alojativo” y que, “en el caso de que algún menor hubiese pernoctado en la zona, una vez llevado a cabo el desalojo, fue ya por una decisión de su familia”.

Desde la Alcaldía, se subraya que el Ayuntamiento “ha trabajado, trabaja y trabajará para dar respuesta a las personas en situación de riesgo de exclusión social en el municipio”.

Por otra parte, el Colegio Oficial de Psicología de Santa Cruz de Tenerife, a través de su Grupo de Intervención de Emergencias y Catástrofes, informó ayer de que ha prestado apoyo a las familias desalojadas con el fin de “reducir los niveles de ansiedad, agresividad y enfado” durante el desalojo del inmueble.

TE PUEDE INTERESAR