La repercusión económica que la guerra entre Rusia y Ucrania puede provocar en la economía, en general, y en el sector marítimo, en particular, es una preocupante realidad. Una realidad agravada por la prohibición de que los barcos rusos recalen en los puertos españoles. En el Puerto de Las Palmas hay cuatro buques con esa bandera que deberán abandonar pronto sus instalaciones.

Luis Ibarra, presidente de la Autoridad Portuaria de Las Palmas, avanzó en COPE Canarias, que su salida será inminente: “No hay fecha exacta, pero la salida será inminente por lo que hemos hablado con Madrid. No creemos que tarden mucho en dar esa instrucción. Son cuatro barcos rusos que están haciendo pruebas de agua y reparaciones aquí y la decisión a nivel de las UE de prohibir la entrada de barcos rusos a puertos europeos es inminente”.

En relación a las empresas que se verán perjudicadas por el veto a los barcos rusos, Ibarra dijo que “son pocas las empresas que se verán afectadas seriamente y nos reuniremos con ellas para poner en valor los problemas que tendrán cuando se de la orden de abandono. Son pequeñas empresas que prestan servicios de avituallamiento o medianas empresas de suministro de combustible. Los cálculos de pérdidas con complicados de hacer. Dependerá de lo que las grandes navieras hagan a largo plazo. Ahí si habrá una pérdida de empleo para los astilleros y centros de reparaciones”.

El presidente de la Autoridad Portuaria fue más allá al asegurar que “nos preocupa qué va a pasar con la economía, porque esta esta locura de guerra conllevará una inflación y afectará al tráfico marítimo mundial y al consumo. Salimos de una pandemia y nos enfrentamos a una guerra cruel y sin sentido que deja unas previsiones nada optimistas”

Por otro lado, el máximo responsable del Puerto en la capital aclaró que, aunque la intención es construir un centro de reparaciones de yates de lujo en los próximos 3 o 4 meses, “no tenemos, ahora mismo, yates de oligarcas rusos en el Puerto de Las Palmas”.

Asimismo, Ibarra ve justas las medidas sancionadoras sobre Rusia: “Son medidas correctas las que se están tomando. Europa ha demostrado fortaleza con estas decisiones. Putin pensaba que Europa no se posicionaría y no se había planteado este régimen sancionador que hará que la economía rusa se resiente. A ver si la sociedad rusa está dispuesta a seguir teniendo un mandatario de estas características”, sentenció.