El gigante tecnológico Google ha recibido una demanda colectiva de 5.000 millones de dólares por seguir presuntamente de manera ilegal a millones de usuarios que navegaban con modo incógnito.

El requerimiento, que se ha presentado esta semana ante el tribunal federal de San José, en el estado de California, indica que Ad Manager y Google Analytics, entre otras aplicaciones, continúan recopilando datos cuando no deberían. Según recoge el texto, esto permite a Google conocer las “cosas más íntimas y potencialmente embarazosas” que las personas buscan a través de su web.

El portavoz de la compañía estadounidense, José Castañeda, ha declarado en un comunicado que “el modo de incógnito en Chrome te da la opción de navegar por internet sin que tu actividad se guarde en el navegador o en el dispositivo. Como se indica claramente cada vez que se abre una nueva pestaña de incógnito, los sitios web podrían recoger información sobre su actividad de navegación”.

Pese a que Google introdujo el bloqueo de la detección del modo incógnito con Chrome 74 en abril del año pasado, su página de soporte menciona claramente que en este modo “tu actividad sigue siendo visible para los sitios web que visitas, tu empresa, centro educativo o tu proveedor de servicios de Internet”.