sociedad

Alertan del “peligro” ambiental que generan los montículos de piedras

Playa Jardín es uno de los escenarios donde más se encuentran. DA

Aunque hace ya algunos años se empezó a ver en determinados parajes de Canarias los amontonamientos de piedras, en los últimos meses esta actividad ha crecido de forma notable, localizándose en una gran cantidad de senderos y puntos del litoral de todas las Islas, incluidos el Parque Nacional del Teide y otros espacios protegidos. De hecho, se da la circunstancia de que se ha apreciado que alguna empresa han fomentado la realización de estos pequeños montículos de rocas, algo que supone un riesgo y un daño importante para el ecosistema.

Así lo denuncia la Asociación Tinerfeña de Amigos de la Naturaleza (ATAN), organización que ha alertado de los peligros que esta moda puede conllevar para el medioambiente y, también, para la seguridad de las personas. Al respecto, el presidente del colectivo ecologista, Eustaquio Villalba, explicó a DIARIO DE AVISOS que esta actividad se trata provoca una modificación del entorno natural que, “además supone un peligro”.

Villalba argumentó que estos montículos pueden ocasionar accidentes para los usuarios que transitan por los senderos. Con respecto al ecosistema, señaló que el movimiento de estas rocas puedan dañar el hábitat de los insectos, que tienen que buscar otro refugio, lo que se agrava si se tiene en cuenta que muchos de ellos son especies endémicas de las Islas, como sucede en el Parque Nacional del Teide. Además de ello, afirmó que estos amontonamientos dañan el paisaje. “El turista cuando llega a un sitio quiere ver un paraje natural, sin que esté alterado ni manipulado”, aseveró.

Otras actividades

El portavoz de ATAN afirmó que en el caso del Teide también se ha apreciado la presencia de estas figuras y otras similares realizadas por algunos participantes de determinados eventos deportivos que se realizan en la zona, con los que se mostró especialmente crítico, al igual que con la gestión que, en esta materia, está llevando a cabo el Cabildo tinerfeño, administración responsable de la gestión de este espacio natural.

En este sentido, instó a las administraciones públicas competentes en esta materia a tomar acciones para frenar el aumento de estos amontonamientos de piedras, evitando así el deterioro del paisaje natural característico de las Islas y el posible daño ambiental que puede causar al entorno. Además, propuso la implantación de sanciones para aquellos colectivos o empresas -como ha ocurrido recientemente en La Gomera- que fomenten la elaboración de esta especie de esculturas por los senderos.

Por último, Eustaquio Villalba explicó que en los últimos años se aprecia un aumento de estas piezas y aseguró que hay muchos lugares donde sen encuentran, tanto en la costa, como en el monte.

TE PUEDE INTERESAR