¿Qué fue de Hugo Morales, el héroe de Butarque?

El exblanquiazul es segundo entrenador del Centro Estrada de Bella Vista, equipo que juega en una liga menor en la ciudad de Corrientes, la tierra de sus padres y donde vive alejado del bullicio

17 de junio de 2001. Minuto 72 de partido. El Tenerife se jugaba el ascenso a Primera División frente al Leganés, rival al que vuelve a visitar este domingo. El resultado era el inicial hasta que una falta directa en la frontal del área fue transformada por Hugo Morales, desatando la locura colectiva en la Isla. El resto de la historia la conocemos de sobra. Lo que se desconoce es lo que ha sido del héroe de Butarque: Huguito.

Actualmente es segundo entrenador del Centro Estrada de Bella Vista, equipo que juega en una liga menor en Corrientes, una ciudad de casi 30.000 habitantes, fundada en 1825, a orillas del río Paraná y a 138 kilómetros de la capital provincial. Centro Estrada es uno de los 257 equipos que, divididos en 73 zonas, busca uno de los siete ascensos a Federal B.

42 años tiene hoy en día el gambeteador, que abandonó la práctica activa del fútbol en 2007. Debutó a los 16 años y lo dejó, hace nueve, a los 33. Solo regresó a los terrenos para ayudar a los chicos amateurs que entrena. “En el primer partido en casa, contra Central Goya, fui al banco con la intención de entrar en los últimos 15 minutos para ayudar al enganche a cuidar la pelota. Pero Alegre, el enganche, se contracturó de entrada y tuve que jugar más de una hora”, recuerda Moralito, como lo llaman en su país.

Gambeteó un cáncer

Es la etapa más dura de la vida de Hugo Morales. Corría el verano de 1997. Unos intensos dolores de espalda impedían descansar a un jugador que estaba próximo a ser vendido al fútbol europeo. Poco a poco el dolor pasó al estómago, pero Hugo se mantuvo en silencio, por miedo a que su carrera pudiese verse perjudicada. Finalmente en octubre de aquel año, en la previa de un partido de la selección argentina, comienza a encontrarse mal, a vomitar y a descomponerse. Es enviado de urgencia al hospital a las dos de la mañana con un cuadro de peritonitis aguda. No solo su carrera, sino su vida, corrieron peligro. Nunca lo reconoció durante sus años de futbolista, pero Hugo sufrió un cáncer que le mantuvo alejado de los terrenos de juego durante siete meses. Fue duro, pero gambeteó al bicho.

TE RECOMENDAMOS