Detectan la presencia de muflones en las cumbres de la isla de La Gomera

En el verano del año pasado se localizó el primer ejemplar de estos animales en la isla, que si bien aún no han causado daños en el Parque Nacional, para los expertos son ya un potencial peligro

El informe realizado logró avistar un muflón mediante el sistema de fototrampeo. Foto extraída del informe de Life Garajonay
El informe realizado logró avistar un muflón mediante el sistema de fototrampeo. Foto extraída del informe de ‘Life Garajonay’

A principios de la década de los años 70 fueron introducidos en las Cañadas del Teide los primeros muflones con el fin de disponer en Tenerife con una especie de caza mayor. Casi 50 años más tarde aún no se ha logrado erradicar la presencia de este hervíboro que, según algunos informes, provoca importantes daños en la flora autóctona. Aunque no hay datos fehacientes se calcula que la población de este animal pueda estar en torno a los 300 ejemplares, cifra que se ha ido reduciendo en los últimos años. Para la erradicación, que es el objetivo perseguido por las administraciones públicas, se ha regularizado acciones de control en las propias Cañadas, celebradas por personal del parque, y batidas en las inmediaciones de este, las cuales se llevan a cabo en coordinación con los cazadores tinerfeños.

El problema del muflón en Tenerife -que se repite también en La Palma con un animal similar como es el arruí- se ha podido ver agravado en los últimos tiempos, ya que se sospecha de la presencia de granjas ilegales dedicadas a la cría de este animal. Incluso, algunos de los muflones cazados demuestran, por sus características, que no han sido criados de forma salvaje. Cabe recordar, además, que el muflón está incluido en el catálogo de especies invasoras a nivel estatal.

Ahora esta problemática se ha trasladado a la isla de La Gomera, ya que un estudio elaborado a instancias del Parque Nacional de Garajonay y Tragsa ha confirmado la presencia de muflones. El documento, enmarcado en el proyecto Life Garajonay, asegura, tras la obtención de fotografías, la presencia de esta especie invasora, durante el verano d e 2015, tras el avistamiento por primera vez en la Isla de este animal. En concreto, sitúa a esta especie en la zona de La Meseta, en el municipio de Vallehermoso, siendo esta una zona protegida.

Las distintas fuentes consultadas por este medio no han podido confirmar el número de ejemplares de muflones en la Isla Colombina, aunque se creen que es bastante reducido, no llegando, según algunas estimaciones, a la decena. Además, algunas fuentes señalan que este especie, de momento, no ha causado daños en el Parque Nacional. No obstante, según ha podido saber este medio, en una reunión celebrada el pasado año, desde este organismo se solicitó la toma de medidas para controlar la población de este hervíboro en La Gomera.

¿Cómo llegaron?

Al parecer, los muflones tuvieron que ser introducidos en la Isla de forma irregular. Así, una de las teorías barajadas por uno de los cazadores de la zona es que este proceso se realizó cuando estos animales eran crías, ya que en ese momento prácticamente no presenta diferencias con las crías de las ovejas. Aún así, este dato no está confirmado por las autoridades competentes. En un informe elaborado por el Cabildo gomero en septiembre del pasado año, se recoge una reunión mantenida tras el citado avistamiento de muflones. Según consta en el documento, desde el Parque Nacional se da cuenta de la localización de varios ejemplares de este hervíboro, fuera de los límites del Garajonay, lo que entienden como un grave peligro para la conservación de la vegetación y flora de este espacio. Por ello, se demandan actuaciones para hacer frente a esta situación. Teniendo en cuenta los datos barajados en ese encuentro, se estima que los posibles ejemplares existentes deben ser escasos y con toda seguridad criados en cautividad, llevados a la isla de crías de pequeña dimensión, liberados de manera fortuita o consciente en el estado adulto.

Además, en ese encuentro se puso de manifiesto que debido al importante número de piezas de ganado asilvestrado localizados en los montes gomeros y la afección que está causando, el posible daño del muflón no sería distinto a este. De hecho, teniendo en cuenta esta situación, desde el Cabildo se ha iniciado la celebración de apañadas para intentar paliar esta problemática. Asimismo, este sistema podría también ser útil para la captura de muflones, aunque hasta ahora en las seis jornadas llevadas a cabo no se ha localizado ninguno puesto que tampoco se ha actuado en la zona donde se ubican, a priori, según explicó el responsable de esta actividad, Manuel Jesús Morales.

Actuación

Al respecto, el consejero de Medio Ambiente del Cabildo de La Gomera, Alfredo Herrera, indicó que tras el avistamiento por parte del personal del parque no se han vuelto a detectar muflones. Aseguró que en la isla es más preocupante el efecto de los animales asilvestrados y destacó la efectividad de las apañadas. No obstante, afirmó que la intención de la Corporación gomera es conocer cuántos ejemplares de muflones hay en la Isla con le objetivo de localizarlos e intentar capturarlos. También, señaló que existe la posibilidad de que estos animales hayan sido ya retirados.

El portavoz de Alternativa Sí se Puede en el Cabildo gomero, Rubén Martínez, aludió no solo al mencionado informe, sino al hecho de que en el último pleno de la Corporación insular, esta ya reconoció la presencia de los citados hervíboros. Aunque indicó que estos animales no han provocado daños en el Garajonay, sí que recalcó la importancia de poner en marcha medidas para evitar su expansión y mostró su preocupación por que se pudiesen acercar a los altos de Epina. Asimismo, dudó de la efectividad de las apañadas en el caso del muflón dado que este animal tiene un olfato bastante desarrollado, por lo que abogó por otras fórmulas. Martínez cuestionó la labor del Cabildo en la gestión de los espacios naturales y aludió a las “casi 10.000 cabezas de ganado asilvestrado” que calcula hay en la Isla.

OVEJAS GARAJONAY
La mayoría de animales localizados son ovejas. / DA

[su_note note_color=”#d0d3d5″ radius=”2″]

Las apañadas logran capturar más de 250 animales asilvestrados en seis jornadas

Más de 250 animales asilvestrados, la mayoría ovejas, han sido capturados en un total de seis jornadas con el nuevo mecanismo desarrollado en la Isla Colombina. Se trata de las apañadas, un sistema que, a priori permitirá en este primer periodo sacar de los montes gomeros un total de 300 cabezas de ganado asilvestrados. El Cabildo ha efectuado este procedimiento como experiencia piloto, pionero en Canarias, con el fin de intentar paliar la afección debido al importante número de animales asilvestrados, que se calcula puede rondar las 3.000 piezas. El responsable de la empresa encargada (Aloha-Flor), Manuel Jesús Morales, destacó el buen funcionamiento de la medida y afirmó que donde se llevan a cabo se logra coger al 98% de los animales. Explicó que estas cabras y ovejas causan importantes daños en caminos rurales y fincas agrícolas y deterioran el paisaje y que estas apañadas permiten mejorar de forma significativa la situación. Puntualizó que generan seis empleos directos. Una vez capturados, los animales se registran, el 10% se cede al Cabildo, que lo entrega a centros sociales, y el resto se vende a granjas legales.

[/su_note]