Falciani: “Es bueno para Canarias que tenga una fiscalidad adaptada a su realidad local”

DIARIO DE AVISOS entrevista en exlusiva a Hervé Falciani, el empleado del banco HSBC en Suiza que filtró en 2008 un documento con más de 130.000 clientes con cuentas opacas

La lista Falciani es un documento filtrado en 2008 por el entonces empleado del banco suizo HSBC Hervé Falciani, que contiene el nombre de más de 130.000 clientes con cuentas opacas. Su autor, ya experto internacional en fraude fiscal y transparencia, visitó ayer, por primera vez, la Isla de Tenerife para participar en la charla Contra la evasión fiscal y corrupción organizada por Podemos. Minutos antes concedió una entrevista en exclusiva a DIARIO DE AVISOS en la que abordó su particular tesis sobre cómo acabar con la evasión fiscal y la corrupción.

-¿Se considera un héroe o un villano?

“Me veo como un ciudadano más. Evidentemente, cada uno tendrá su valoración. Yo tengo mucha idea sobre mucha gente, pero de mí mismo, no”.
-Está amenazado, alejado de su familia… ¿Se ha arrepentido en algún momento, aunque sea un segundo?
“Bueno, todos podemos soñar con un mundo mejor sin haber hecho lo que hice, pero al final para mí ha sido como un deber. E incluso le digo que ha sido hasta entretenido”.

-¿Ha valido la pena?

“Claro. A nivel personal, por supuesto. Después, cada uno tendrá su juicio, pero era lo justo”.

-¿Cobró por hacer pública la lista?

“No. Yo jamás hice pública la lista, ni la comercialicé”.

-¿Qué opina de los incentivos fiscales que tiene Canarias?

“Yo creo que las realidades locales deben adaptarse a cada autonomía y, en este sentido, es bueno tener una fiscalidad adaptada a las condiciones locales”.

-Sé que no me va a dar nombres, o a lo mejor sí, pero ¿recuerda a algún o algunos canarios de su lista?

“[Risas] Como le dije, yo no soy la persona que ha publicado los nombres. Pero mire, poner cara sobre un problema ya se ha hecho. Ahora tenemos una oportunidad de cambios con Podemos. Ahora por fin podemos hablar de herramientas y parar de hablar de caras”.

-¿Cree realmente que todo esto acabará con los evasores?

“La evasión fiscal es solo una consecuencia de la corrupción que no ha aplicado los elementos necesarios para proteger a los ciudadanos”.

-Mencionó antes a Podemos y la oportunidad que está ofreciendo para luchar contra este fenómeno, ¿cree que si gobiernan España acabarán con la corrupción?

“La idea es que España necesita a gente que entienda el peligro de la corrupción para que sea inmune a esa corrupción”.

-¿Es posible compatibilizar la ética con las finanzas?

“Dicen que la ciencia no tiene conciencia. Pero, mire, no es un tema de finanzas, es un tema de economía. La economía se tiene que hacer con herramientas de control y de transparencia para sacar de la sombra la corrupción”.

-¿De qué herramientas estamos hablando?

“De controlar los datos públicos. El movimiento open data, por ejemplo, dice mucho de lo que es posible compartir sin comprometer a la empresa”.

Foto FRAN PALLERO
Foto FRAN PALLERO

-¿Pero quién controla esos datos?

“Se controla a través del consenso. Hasta ahora, muchas veces los controles se aplicaban de un modo jerárquico. En el nuevo modelo de organización no es una sola persona la que valida la actividad, sino un conjunto de actores y agentes, con lo que disminuye el riesgo de la corrupción. Cuando el poder se queda en una sola mano es más fácil de corromper”.

-Pero no hay mucha voluntad ni política ni empresarial para poner esto en marcha…

“Efectivamente, porque eso significa compartir el poder. Las empresas más exitosas en los últimos años son aquellas que han empezado a compartir el poder y no son jerárquicas, sino más trasversales.”

-¿No es esto un poco utópico?

“No. La voy a sorprender. ¿Sabe quién aplica esta tecnología?”.

-No

“Santander, para su transparencia internacional. Y conozco el caso Santander a la perfección. Al final, de lo que se trata es de una elección y de proteger el interés de la comunidad”.

-¿Ha colaborado con el Centro Nacional de Inteligencia (CNI)?

“Hay mucha gente que no conoce su país. La Guardia Civil, el CNI o Hacienda son instituciones que, cada una en su papel, trabajan contra la corrupción”.

-¿Tiene Canarias condiciones para ser un paraíso fiscal?

“Por supuesto”.

-¿Le vendría bien a España?

“Creo que no existe otro modo de ser inmune a la corrupción que protegiendo a los ciudadanos y la mejor manera es esta. Si mañana Canarias es un paraíso fiscal como Delaware y se aprovechan bien estas herramientas, no hay ningún problema, porque los mecanismos de evasión desaparecerían”.

-Como cuando se eliminó la ley seca y se permitió a todo el mundo beber.

“Pues más o menos. Mire, la crisis ha abierto la puerta a una suma enorme de dinero sucio de narcotraficantes para aumentar la liquidez financiera, se ha blanqueado como nunca”.

-¿Y qué hacemos los ciudadanos además de indignarnos?

“Buscar las herramientas que permitan acabar con esto y trabajar en la formación financiera de la ciudadanía”.

-¿Deberían entonces aparecer más Falciani?

“No, no lo creo. Lo que hay que pensar es que un cambio de modelo hacia la transparencia es posible”.

-¿Los papeles de Panamá son una muestra de que este nuevo modelo está en marcha?

“Exacto. Pero presentan los síntomas de la corrupción, pero no se ataca desde la raíz”.

-La historia que ha contado se parece a la fabulosa película que protagoniza Nicolas Cage: El señor de la guerra, donde interpreta a un traficante de armas que al
final, cuando lo detiene el policía, le dice que quedará en libertad porque su jefe (EE.UU.) lo necesita para que haga el trabajo sucio y venda armas donde él no puede.

“Buen ejemplo. Si estamos contra las armas, tenemos que saber que somos los que las producimos. Lo mismo con la finanzas. Si queremos acabar con un sistema financiero monopolítico, tenemos que saber que somos dueños de las mayores entidades financieras”.

TE PUEDE INTERESAR