Granadilla

Innato Tenerife, el primer restaurante nudista de España, echa el cierre

"Hemos bajado los precios a la mitad, 75 euros por pareja, pero apenas vienen una o dos y así es imposible seguir adelante"

Una pareja en Innato, el primer día que abrióel restaurante / ANDRÉS GUTIÉRREZ

Se veía venir. Innato, el primer restaurante nudista en Canarias, inaugurado a finales de enero en Atogo, en Granadilla de Abona, está a punto de echar el cierre dos meses después, tras no cumplir las expectativas del promotor italiano Tony de Leonardis que hace unos días anunció el traspaso del local, en una vieja granja de avestruces, de difícil acceso para el gran público, uno de los hándicaps que ha encontrado Innato para sobrevivir.

“Hemos bajado los precios a la mitad, 75 euros por pareja, pero apenas vienen una o dos y así es imposible seguir adelante”, comenta De Leonardis, quien además reconoce que “como dice una amiga mía, lo mejor hubiera sido montarlo en Barcelona”, mientras seguirá abierto hasta que logre traspasar el local, para dedicarse “a las pizzas, que es lo que mejor se me da”, comenta resignado.