La entrevista imaginaria

“CC es la ruleta en que acabamos todos”

Entrevista con Cristina Tavío, diputada del PP

Cristina Tavío. / DA
Cristina Tavío. / DA

Está en el Parlamento, donde todavía tiene coche y chófer. Pero la veo un tanto pasota; a ella, que se lo tomaba todo en serio.

-¿Es verdad que se va a Coalición Canaria?
“CC es la ruleta en que acabamos todos. Lo dice el bolero”.

-¿Asier?
“Una versión palmera del Pequeño Nicolás”.

-¿Se ha sentido apuñalada por la espalda?
“Cuando una se mete en política, los puñales están incluidos”.

-¿Se siente mal pagada, entonces?
“Me han pagado mis compañeros del PP con idéntica moneda a la que yo usé contra ellos. El encuentro quedará en empate”.

-¿Qué queda del viejo y luchador PP que usted implantó en todos los pueblos tinerfeños?
“De eso, ya poco; ahora el pastel se lo reparten entre cuatro”.

-¿Qué amigos le quedan en el PP?
“Ya, ni siquiera César Toledo, que se ha pasado al enemigo”.

-¿Tuvo aparte con Rajoy?
“No; de lejos me dijo lo que a Bárcenas, salvando las distancias: “Resiste, Cristina”.

-¿Y con la Cospedal?
“Tampoco, andaba muy ocupada con que la falda no se le subiera, con la brisa de Granadilla. Ellos no conocen el Sur, que también existe. ¿O no lo dijo Benedetti?”.

-¿Por qué han cambiado tanto las cosas?
“Pues porque en esta isla quien manda de verdad es la envidia, primer pecado capital de los isleños en general”.

-¿Qué le ha ofrecido CC?
“Un lugar en las listas”.

-¿Del Parlamento?
“No, de la candidatura al Recreo”.

-¿Se ve como alcaldesa de Santa Cruz? Ya ganó una vez.
“No, el señor Bermúdez no me dejará franco el paso. Él se engrandece en las campañas”.

-¿Y quién le hizo la oferta de ingresar en CC?
“Ana Oramas; me dijo que querían elevar la talla, porque CC se ha quedado en un partido de pigmeos. El único alto era Melchior y lo echan”.

-Qué ingrata es la política, ¿no?

“Muy ingrata. A todos los que yo coloqué se les ha quedado en blanco la memoria”.

-¿Y se lamenta de ello?

“No, yo sabía a lo que me exponía. Además, nunca te fíes de un palmero. Si no te la clava por delante, te la clava por detrás”.

-Eso suena fuerte.
“Tómeselo usted por donde quiera”.

-¿Cuándo se hará efectivo el cambio de partido?
“En cuanto Clavijo me llame. Tenemos pendiente una reunión”.