ARONA

De Australia a Burundi, un mapamundi en 80 kilómetros cuadrados

Hasta 123 nacionalidades distintas de los cinco continentes conviven en Arona, tercer municipio en población de Tenerife, que ‘cabalga’ hacia los 100.000 habitantes empadronados

ARONA MULTICULTURA
El rezo interreligioso que se celebra cada año en El Fraile reúne a representantes de numerosas comunidades. Andrés Gutiérrez

El municipio de Arona, en el sur de Tenerife, representa uno de los ejemplos más claros de lo que es una tierra de oportunidades para quienes un día tomaron la decisión, por las razones que fuera, de abandonar sus países de origen en busca de un nuevo proyecto humano y profesional. En sus poco más de 80 kilómetros cuadrados conviven nada menos que 123 nacionalidades, un cosmopolitismo que incluye inmigrantes de los cinco continentes y hasta una decena de apátridas (ciudadanos sin nacionalidad), según los datos del Registro General y Estadística del Ayuntamiento de Arona a fecha 28 de febrero. El fuerte flujo migratorio, acentuado en los últimos años por el excelente momento que atraviesa el sector turístico, con cifras récord de ocupación en el Sur, ha disparado la población en un municipio que cabalga hacia los 100.000 habitantes, protagonizando un crecimiento vertiginoso que prácticamente cuadruplica el número de residentes de hace 20 años.

CASI LA MITAD DE RESIDENTES

De los 96.131 individuos empadronados, casi la mitad, 44.716, proceden de fuera de España, una cifra que supone el 46´5% de la totalidad de los vecinos. Unos llegan por trabajo (en la hostelería, restauración y comercio encuentran la salida laboral más accesible), otros por familia, por salud o porque simplemente se enamoraron del sur de la Isla tras visitarlo en vacaciones.

Por países de procedencia, el dato más llamativo es la numerosa colonia de italianos (10.253 personas), que lidera, con gran diferencia, el ranking de nacionalidades después de la española. Tal es así que, si sumamos todos los ciudadanos que han llegado desde 21 estados del continente americano, incluidos algunos como Venezuela y Cuba con grandes lazos históricos con el Archipiélago, la cantidad global apenas supera la mitad del éxodo del país transalpino (5.575).

Otro ejemplo que pone de relieve la importancia de esta cifra es que, si la colonia italiana representara la población de un municipio, ocuparía el puesto 18 entre los 31 de la Isla. Británicos (7.529), alemanes (2.340), belgas (2.036), rumanos (1.678) y franceses (1.148) aparecen entre los colectivos de la Unión Europea con mayor presencia, mientras que los marroquíes representan el mayor número de inmigrantes africanos, con 1.626 personas. Entre las curiosidades, cabe citar la residencia de 194 paquistaníes, 5 australianos, 4 sirios, 3 vietnamitas y 2 japoneses. El registro municipal lo completan nacionalidades con un solo habitante, caso de Afganistán, Burundi, Chipre, El Salvador, Kirguistán, Liberia, Liechtenstein, Madagascar, Mongolia, República de Corea, San Marino, Uzbekistán y Zambia.

La gran diversidad poblacional de Arona, que sitúa al municipio del sur de la Isla entre los de mayor multiculturalidad del país, se interpreta desde el Ayuntamiento como un signo de prosperidad económica pero, sobre todo, se valora como un ejemplo de integración y convivencia en un mundo que pide a gritos más puentes y menos fronteras.

EN LOS CRISTIANOS Y COSTA DEL SILENCIO LOS FORÁNEOS SON MAYORÍA

El núcleo del municipio de Arona en el que reside el mayor número de extranjeros es Los Cristianos (10.541), seguido por Costa del Silencio (5.915) -en ambas localidades superan ampliamente a los ciudadanos nacionales-, Playa de Las Américas (4.098), El Fraile (3.967), El Palm-Mar (2.338), Oasis del Sur (1.881), Las Galletas (1.874), Chafoya (1.784), Cho (1.703), Cabo Blanco (1.548), Las Rosas (1.447), Valle San Lorenzo (1.441), Guaza (1.035), La Camella (775), Guargacho (589), Buzanada (441), y Arona casco (296). Pequeños caseríos diseminados completan la diáspora.