Economía

Carlos Rodríguez Braun, economista: “Los problemas de Canarias se deben al intervencionismo de las autoridades”

Carlos Rodríguez Braun es economista y cree que el Estado debe “fastidiar” y “estorbar” lo menos posible en todos los ámbitos, desde el laboral al empresarial

Economista. / A.G.

Carlos Rodríguez Braun es economista y cree que el Estado debe “fastidiar” y “estorbar” lo menos posible en todos los ámbitos, desde el laboral al empresarial. De hecho, asegura en una entrevista concedida a DIARIO DE AVISOS que los problemas de Canarias son consecuencia del intervencionismo de las autoridades por el “exceso” de regulación y la inseguridad jurídica.

-La semana pasada en el debate ‘Diálogos para el desarrollo’ celebrado en Tenerife aseguró que Canarias debería estar atiborrada de empresas queriendo instalarse en las Islas. Y esto no solo no es así, sino que mes tras mes se van más empresas. ¿Por qué cree que ocurre esto? ¿Falta más promoción?
“No creo que sea un tema de promoción. Si ponemos el énfasis en que los gobiernos intervengan hay un riesgo de que tengan una política demasiado intervencionista. Lo que yo sostengo es que, precisamente, los problemas en Canarias se derivan de la intervención de las autoridades, especialmente con la inseguridad jurídica. Y me refiero a todos los niveles de la administración. Y ocurre con las normas fiscales. Lo que no puede ocurrir es que proyecte un negocio pensando en una determinada norma y después que ésta se aplique de otra forma”.

-Canarias ofrece de las mejores tributaciones de Europa ¿por qué hay tanto miedo a hablar de paraíso fiscal?
“De lo que se debería hablar es de competencia fiscal. En España y en toda Europa disgusta que haya sitios con impuestos bajos, por eso no hay que tener miedo a la competencia fiscal. Canarias no es un paraíso fiscal porque si lo fuera atraería a las grandes tecnológicas. La competencia es buena en todos los sentidos, y también en el fiscal”.

-¿Cómo se explica que con unas ventajas fiscales tan buenas estemos a la cola en todo? ¿Hemos apostado todo al turismo?
“Uy, no, no, no. Mire, el problema del paro no es canario, lo tiene el país entero, y es un problema creado por la intervención política de las autoridades, por las leyes que dificultan la contratación y el despido con una falsa idea heredada, por cierto, de la dictadura franquista, según la cual si tú encareces la contratación y el despido favoreces al trabajador. Éste es un gravísimo error y llevamos 40 años viendo que es una idea mala. Si te fijas esto no tiene nada que ver con la vieja disputa que tenemos los economistas sobre si tenemos que ser más o menos liberales, porque hay países nórdicos que tienen unos impuestos altísimos, mucho más que España, y sin embargo no tienen paro porque su mercado es libre. Hay que acabar con la idea rancia del franquismo de que si uno interviene en el mercado laboral favorece al trabajador, porque es justo al revés, lo perjudica. Y en relación a lo que me dice del turismo, siempre caemos en la misma tentación de si estamos dedicando mucho al turismo o a otro sector y creo que es un grave error que los políticos decidan cómo se tiene que distribuir la actividad económica. Nadie sabe cual es la distribución ideal de la actividad económica. No se puede saber cuál es el porcentaje recomendable. Es una gran soberbia que la administración decida esto”.

-¿Debe ser el mercado el que decida?
“Bueno cuando uno habla del mercado parece que habla en abstracto, pero es Juan Pérez de Lanzarote quien tiene que decidir si invierte y abre un local o no en un sector u en otro y se arriesga con su dinero, pero no los políticos, que deben bajar los costes de contratación”.

-¿Hay que abaratar también los despidos?
“Lo que digo es que los costes impuestos para contratar tienen que bajar y después tienen que ser los propios trabajadores y los empresarios quienes decidan los sueldos y los costes de los despidos. Por ejemplo, yo el despido tuyo lo pondría muy caro”.

-Yo también.
“Se lo digo porque no tiene que ser un tema general sino único porque cada trabajador es único. Hay que dejar a los sindicatos y las empresas la negociación. Llevan años haciéndolo y no hay que ver los salarios o los despidos en función de una ley”.

-Pues en Canarias hay políticos que están, incluso, liderando mesas para subir salarios.
“Mire, en el tema laboral hay mucha demagogia y cuando la economía crece la demagogia florece. A mí, que un político determine cuánto y cuándo deben subir los salarios me parece demencial. Y no me refiero solo a los políticos canarios, si no a todos, en general. Le insisto. Éste es un asunto que hay que dejar en manos de la sociedad civil, porque le digo una cosa, puede darse el caso de que suban por encima de la productividad del propio trabajador y lo que se esté haciendo es fomentar el despido de este trabajador”

-Por lo que veo usted es partidario de que la administración de un paso a un lado y deje caminar al sector privado
“La administración lo que tiene que hacer es no poner obstáculos y no estorbar. Los empresarios son los que arriesgan y el Estado lo que tiene que hacer es no fastidiar. Ésa es la ambición más importante que debería tener un gobernante”.