Acoso escolar

El acoso sale de las aulas

Un informe elaborado a instancias del Gobierno canario revela que el 22,2% de los chicos y el 16% de las chicas han participado en algún episodio de maltrato a otro compañero

La posibilidad de que los padres controlen el comportamiento de sus hijos a través de las redes es real. Cedida por Acanae
La posibilidad de que los padres controlen el comportamiento de sus hijos a través de las redes es real. Cedida por Acanae

Hoy se conmemora el Día Mundial contra el Acoso Escolar. Canarias, según un informe sobre la situación infantil en las islas elaborado a instancias del Gobierno autónomo, es la comunidad de todo el Estado con mayor índice de víctimas de ciberacoso frecuente. Asimismo, el 22,2% de los chicos y el 16% de las chicas han participado en algún episodio de maltrato a otro compañero. A pesar del aumento de la concienciación de la población sobre esta problemática social, lo cierto es que los casos de bullying entre los escolares no cesan. De hecho, la mayor parte de los expertos coincide en afirmar que las nuevas tecnologías han empeorado esta lacra social, ya que si bien es cierto que este problema no es nuevo entre los niños y adolescentes, las redes sociales y los teléfonos móviles han provocado que el acoso vaya más allá de las aulas y llegue también al ámbito privado de la víctima.

El acoso escolar o bullying es un problema serio en el que no solo hay que actuar respecto a la persona que lo sufre, sino también ante el acosador. Por ello, las administraciones públicas parecen estar tomando nota de esta situación para implantar una serie de medidas que permitan incidir en la prevención, sobre todo, en los centros escolares. No obstante, esta labor hay que reforzarla en los hogares, concienciando desde edades muy tempranas para evitar estos episodios de maltrato. Otro aspecto que hay que potenciar es el control parental del uso de las nuevas tecnologías, ya que en buena parte de la sociedad sigue siendo una asignatura pendiente.

Canarias no está ajena a esta problemática. Ese 22,2% de chicos y16,1% de chicas de las Islas que han participado en algún episodio de maltrato a algún compañero, lo pone de manifiesto. Asimismo, se desprende del mismo informe oficial que las manifestaciones de violencia física son más frecuentes entre los varones que entre las mujeres menores de edad. Estos datos se extraen del Informe sobre la Situación de la Infancia en Canarias, elaborado a instancias del Gobierno regional por expertos de las universidades de La Laguna y Las Palmas de Gran Canaria.

El documento, que fue presentado hace escasas semanas, muestra que los menores confiesan que han sido víctimas de insultos o burlas varias veces a la semana en el 8,2% de los casos en varones y en el 6,0% de las mujeres. Además, hay un porcentaje elevado de casos en los que se aprecia maltrato continuado. Así, el 3,9% de los chicos y el 2,1% de las chicas sostienen que soportan ese tipo de asedio varias veces a la semana por medio de mensajes instantáneos, emails o sms crueles. En cuanto a su participación como maltratadores, el análisis detalla que el 77.8% de los chicos y el 83.9% de las chicas indican que no lo han ejercido en los últimos dos meses, mientras que alrededor del 10% afirma que ha participado una o dos veces en total.

El otro gran dato llamativo que se desprende de este amplio documento es que el Archipiélago es la comunidad autónoma del país con mayor índice de víctimas de ciberacoso frecuente. Así, se estima que esta cifra alcanza en las Islas el 1.8%, mientras que la media del Estado se sitúa en el 1.1%. El género en este episodio es relevante, puesto que dos de cada tres víctimas son mujeres.

Canarias está muy por encima de otras regiones en consumo de televisión por parte de los niños. S. Méndez
Canarias está muy por encima de otras regiones en consumo de televisión por parte de los niños. S. Méndez

Desde el punto de vista de los agresores a través de la red, Canarias se encuentra por debajo de la media estatal en maltrato ocasional sin diferencia de género. Estas cifras de ciberacoso están muy relacionadas con el uso que los jóvenes isleños hacen de las nuevas tecnologías. Aunque las Islas se encuentren por debajo de la media española en el acceso a internet, el número de menores que tiene a su disposición la herramienta tecnológica sigue siendo muy elevado. De hecho, el documento revela que en la franja de edad de 10 a 15 años, los porcentajes de usuarios de ordenador en Canarias se sitúan por encima del 80% y el 65% dispone de teléfono móvil. De ahí que, si bien es cierto que el Archipiélago está por debajo de la media española, se aprecia una tendencia al alza.

La posibilidad de que los padres controlen el comportamiento de sus hijos a través de las redes es real. Las oportunidades que esta herramienta brinda para incrementar tales capacidades en los progenitores son amplias. Sin embargo, el estudio muestra que las familias con niveles educativos bajos, que en muchos casos están en condiciones de mayor vulnerabilidad, presentan mayores riesgos de no disfrutar de este apoyo parental online. Por último, la desventaja de los padres mayores en relación a los jóvenes parece confirmar la brecha generacional digital que aún se observa, extremo que también puede complicar la supervisión y el control por parte de los adultos del uso de las nuevas tecnologías entre los escolares.

La presidenta de la Asociación Canaria No al Acoso Escolar (Acanae), Lorena Martín,explica que, a su juicio, el bullying no es un problema que haya aumentado con el paso de los años, sino que ahora “hay una mayor visibilización”, lo que redunda en un número mayor de denuncias por parte de los propios afectados y de sus familias. Con respecto a los datos de personas maltratadas y de maltratadores, asegura que desde Acanae están convencidos de que la cifra es mucho mayor a la que se muestra. “Estamos seguros de que el dato es mucho más elevado, que hay muchos más casos de los que se denuncian”, afirma categórica a DIARIO DE AVISOS.

Otro aspecto que puso de manifiesto sobre la realidad del bullying en las Islas es que este colectivo ha detectado que los episodios de maltrato empiezan cada vez a edades más tempranas, “incluso con seis o siete años se han visto casos”. Además, incide en que las formas de maltrato son más violentas, lo que podría estar motivado por el mayor uso de videojuegos. Sobre el ciberacoso, insiste en que ya no hay una distinción entre formas de maltrato, ya que en la mayor parte de los casos están ligadas y alerta de los peligros que se pueden esconder, todavez que el acoso no suele terminar una vez finaliza la jornada escolar.