Santa Cruz

El derribo del 23 de Puerta Canseco se retoma la semana que viene

Urbanismo se reúne con los promotores de la obra en el entorno de Miraflores y acuerdan levantar la suspensión de la licencia para los dos edificios afectados por la paralización

Los trabajos de demolición se prolongarán las próximas semanas. A. G.

Poco a poco, el entorno de Miraflores vuelve a la normalidad, al menos en lo que a la demolición de edificios se refiere. Después de que los números 27 y 29 de Puerta Canseco estén prácticamente demolidos, los números 21 y 23 de la misma calle, afectados por la paralización de la licencia que desató un conflicto con el Cabildo, seguirán el mismo camino una vez que se retomen los trabajos de derribo la próxima semana. Así lo han acordado la Gerencia Municipal de Urbanismo y los promotores de la obra que, ayer, mantuvieron una reunión para acordar los términos en los que se va a levanar la suspensión de la licencia.

Según explicó el concejal de Urbanismo, Carlos Tarife, a DIARIO DE AVISOS, “la próxima semana tendremos levantada las suspensiones y se podrá continuar con las demoliciones y devolver la normalidad a la zona de una vez”. De esta forma, recuerda el concejal, es más que previsible que, para finales de este mismo mes o principios del siguiente, se pueda reabrir la calle de Puerta Canseco, cuyo cierre tantas molestias está causando a vecinos y empresarios de la zona. La demolición de ambos inmuebles se paralizó a finales de 2017 y, desde entonces, la vía ha permanecido cerrada al tráfico. Con la demolición del resto de inmuebles y las de la próxima semana, se continuará con el proceso de recuperación de la degradada zona de Miraflores, aún a costa del patrimonio histórico, como denunció el Cabildo y asociaciones en defensa del patrimonio.

Preguntado Tarife por si es posible que los promotores presenten algún tipo de reclamación patrimonial por las pérdidas que todo este conflicto puede haberles ocasionados, el edil de Urbanismo señaló que no tiene constancia de ello aunque, entendería cualquier tipo de acción en ese sentido. “Eso es una decisión personal que tienen que tomar ellos y desde luego están en todo su derecho”. “Creo que es una lástima que se hayan visto involucrados en un problema que viene desde 2007 y que no se había sabido resolver hasta este momento. Al final se han visto perjudicados, pero, siempre han tenido las puertas abierta de la Gerencia”, añadió.