política

El PSOE y el PP aconsejan a Baltar que no se deje “robar” por Alonso

Marcos Hernández y Zacarías Gómez recomiendan al consejero de Sanidad que salvaguarde sus competencias, porque, en su opinión, el presidente del Cabildo de Tenerife se las quiere “arrebatar”

El consejero de Sanidad del Gobierno de Canarias, José Manuel Baltar, en la comisión parlamentaria. Fran Pallero

El PP y el PSOE aconsejaron ayer al consejero de Sanidad, José Manuel Baltar, que salvaguarde sus competencias, porque, en su opinión, el presidente del Cabildo de Tenerife, Carlos Alonso (CC), se las quiere arrebatar. Esta consideración fue expresada en la comisión parlamentaria por los diputados de los grupos Popular, Zacarías Gómez, y Socialista, Marcos Hernández, en una comparecencia del consejero sobre el Plan de Urgencias Sanitarias de Canarias.

Zacarías Gómez manifestó que Alonso realiza una defensa “vehemente y numantina” de su gestión y bordea el conflicto de intereses con Sanidad, por lo que animó a Baltar a salvaguardar sus competencias “y que no se las robe”. El socialista Marcos Hernández coincidió en que Alonso está intentando arrebatarle las competencias y recriminó al presidente del Cabildo tinerfeño que haya acusado al PSOE de estar “acostumbrado a comercializar con la sanidad”, lo que, a su entender, demuestra que “cree el ladrón que todos son de su condición”.
Guadalupe González Taño, del Grupo Nacionalista Canario (CC-PNC), comentó que es “curioso” que no se vea “oportunismo político” en hablar en comisión del Hospital del Norte y opinó que cuando algunos alcaldes “se ponen detrás de la pancarta”, es que luchan por su municipio, pero si Carlos Alonso reclama mejoras, “es otra cosa”.
Baltar aseveró que puede entender “todas y cada una de las manifestaciones” que se hagan en el ámbito de la responsabilidad política, pero insistió en que en el norte de Tenerife no se recibe ningún tipo de asistencia diferente a la del resto del Archipiélago. “La atención está absolutamente garantizada y se han hecho todos los esfuerzos con la plantilla existente en el Hospital del Norte”, indicó.

El consejero señaló que se contratarán los MIR con la especialidad de pediatra que salgan este año, aunque precisó que “hay muchas dificultades”. En el citado hospital está pendiente, además, el módulo de cirugía mayor ambulatoria, que dará también “un nivel de resolución alto” a los ciudadanos del norte de Tenerife, añadió el consejero.

El PP también reprochó al consejero la “dilación injustificada” del plan de urgencias, porque entiende que el borrador que elaboró el anterior consejero, Jesús Morera (PSOE), estaba guardado en la gaveta y ahora le han añadido “seis páginas”; tres de ellas, de presentación. “Ha dejado pasar la oportunidad de lavar la cara a las urgencias en Canarias y quedan apenas seis meses para que se vuelva a producir el colapso con todas las letras”, criticó Gómez. Preguntó, asimismo, si en el plan ha desaparecido de la ficha financiera, con más de 31 millones de euros, el desglose que se había efectuado por islas en el borrador y del que dijo que preveía veinte millones para Tenerife y cinco millones para Gran Canaria.

Por el Grupo Socialista, Marcos Hernández apostilló que el plan llega con una tardanza injustificable y consideró que las urgencias geriátricas anunciadas por el presidente, Fernando Clavijo, son “una ocurrencia” que coincidía con las imágenes de mayores hacinados en pasillos.

El consejero replicó que ya se estaba trabajando en este ámbito: “En 2017 se invirtieron en urgencias casi 6 millones de euros, que ascienden a casi 11 millones este año, por lo que el plan es una magnifica herramienta para empezar a cambiar la atención a urgencias en Canarias. La apertura de 34 puntos de atención a urgencias en todas las islas será un antes y un después, una vez que se resuelva el concurso público correspondiente después del verano”.

Baltar arguyó que se ha reducido el “triaje” en urgencias por debajo de los tres minutos, lo que ayuda a que sean atendidos de manera inmediata los pacientes de mayor gravedad, y el 45% de los usuarios tarda en ser asistido entre tres y seis horas. “Las urgencias en atención primaria crecieron el 5,5% en los primeros cuatro meses del año, hasta superar el millón de intervenciones, frente al 1,4% de la hospitalaria”.

Juan Márquez (Podemos) se acordó de los 15 mayores sin cama en el Doctor Negrín.