MEDIO AMBIENTE

Loro Parque Fundación logra salvar 9 especies de loros de la extinción

Se encontraban críticamente amenazadas y han conseguido cambiar de categoría y evitar su desaparición

En la actualidad la población de Loro Orejiamarillo ronda los 4.000 ejemplares. | DA
En la actualidad la población de Loro Orejiamarillo ronda los 4.000 ejemplares. | DA

Loro Parque Fundación ha logrado salvar, gracias a sus esfuerzos en materia de conservación, a un total de 9 especies de loros de su total extinción: el Loro Orejiamarillo (Colombia), el Guacamayo de Lear (Brasil), el Guacamayo Barbazul (Bolivia), la Cacatúa de Filipinas, la Amazona Colirroja (Brasil), la Cotorra de Mauricio, el Guacamayo Cabeciazul (Perú), el Periquito Cornudo (Nueva Caledonia), y el Inseparable Cachetón, Zambia.

Desde su creación en el año 1994, Loro Parque Fundación ha apoyado proyectos de conservación de especies amenazadas con la aportación económica de más de 18.000.000 dólares. El cambio de categoría de amenaza en muchas de estas 9 especies constituye un éxito de conservación medioambiental a nivel mundial que convierte a esta organización sin ánimo de lucro como la más efectiva en esta materia internacionalmente.

La “Lista Roja” de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN) agrupa a las diferentes especies en diferentes categorías de amenaza: de preocupación menor, casi amenazada, vulnerable, en peligro de extinción, en peligro crítico de extinción, extinta en estado silvestre y extinta. Las psitácidas –los loros- son uno de los grupos de aves más amenazados en todo el planeta. Gracias a los esfuerzos de la Fundación, 9 especies se han salvado de su inminente desaparición.

Loro Orejiamarillo, Colombia

En el año 1998 se contaba escasamente con 82 ejemplares del Loro Orejiamarillo de Colombia. Gracias al apoyo técnico y financiero de Loro Parque Fundación a lo largo de los años, con la aportación de más de 1.500.000 de dólares, sus poblaciones rondan, en la actualidad, los 4.000 ejemplares. Así, su categoría cambió de “en peligro crítico” a “en peligro”.

Guacamayo de Lear, Brasil

El Guacamayo de Lear, oriundo del nordeste de Brasil, ha sido históricamente víctima de caza, saqueos, destrucción del hábitat y presiones de diferentes tipos en una zona en los que las condiciones son extremas. En el año 1994, el censo no alcanzaba los 200 ejemplares y, sin embargo, hoy en día, asciende a 1.300 individuos, pasando de la categoría “amenaza crítica” a solo “en peligro”. Loro Parque Fundación ha apoyado diferentes acciones para la recuperación de esta especie con más de 460.000 dólares.

La recuperación del Guacamayo de Lear permite, a su vez, conservar la región de la Caatinga, que es muy amplia y difícil de abarcar. | DA
La recuperación del Guacamayo de Lear permite, a su vez, conservar la región de la Caatinga, que es muy amplia y difícil de abarcar. | DA

La fundación participa en el programa “ex situ”. El Gobierno de Brasil envió en el año 2006 a dos parejas incautadas procedentes del tráfico ilegal para que se realizara su reproducción, lográndose al cabo de seis meses el primer resultado de cría. Hoy, ya son 32 los que han nacido en Tenerife, de los que 9 han regresado a su país de origen, formando todos parte de la red de seguridad de la especie en medios controlados.

Guacamayo Barbazul, Bolivia

El Guacamayo Barbazul es endémico de las amplias llanuras del Beni en Bolivia, una auténtica joya de la naturaleza que, en los años 90, no superaba la cifra de 50 ejemplares. Aunque continúa en peligro crítico, las poblaciones que se han podido observar en el vasto territorio en el que habitan superan los 250 ejemplares. Una amplia inversión desde el año 1995 hasta hoy, de más de 1.500.000 de dólares ha logrado sensibilizar a las poblaciones locales frente a esta especie que, durante años, fue explotada para el uso de sus plumas en tocados tradicionales indígenas.

El Guacamayo Barbazul, una auténtica joya de la naturaleza. | DA
El Guacamayo Barbazul, una auténtica joya de la naturaleza. | DA

Cacatúa de Filipinas, Filipinas

El de la Cacatúa de Filipinas es uno de los proyectos estrella apoyados por Loro Parque Fundación. Gracias a los importantes esfuerzos de la ONG local ‘Katala Foundation’, el crecimiento de las poblaciones ha sido vertiginoso: de 22 ejemplares en los años 90 se ha pasado a más de 1.200 en la actualidad; incluso, con la reciente liberación en la naturaleza de 7 ejemplares recuperados desde su más tierna edad del tráfico ilegal.

La Cacatúa de Filipinas. | DA
La Cacatúa de Filipinas. | DA

Amazona Colirroja, Brasil

La brasileña Amazona Colirroja es una especie amenazada del bosque tropical atlántico, principalmente de los estados de Sao Paulo y Paraná (con muy pocos individuos en el norte del estado de Santa Catarina), al sureste de Brasil. Durante más de una década, Loro Parque Fundación ha apoyado las actividades para la conservación de la población silvestre de esta especie, y los esfuerzos realizados han demostrado un éxito contundente.

Cotorra de Mauricio, Isla de Mauricio

La Cotorra de Mauricio es la última especie nativa superviviente del género que antes poblaba todas las islas occidentales del Océano Índico. Los periquitos de Mauricio eran comunes en Isla Mauricio, pero comenzaron a declinar, tanto en números como en distribución geográfica, a mediados de 1800. En 1986 se estimaba una población de 8 a 12 individuos con solo tres hembras en edad reproductiva.

El esfuerzo de la recuperación para esta especie fue conducido a través de la ‘Mauritius Wildlife Foundation’, con la que Loro Parque Fundación colaboró activamente para ayudar a satisfacer su objetivo principal: establecer una población viable del Periquito de Mauricio en la naturaleza. Además, se hicieron liberaciones con éxito de periquitos criados en cautividad, y un refuerzo de la reproducción entre los periquitos salvajes y los criados en cautividad.

Doce periquitos de Mauricio, liberados de la estación de cría en la isla, sobrevivieron en los bosques nativos. Fruto de todos estos esfuerzos, continuados en el tiempo, el crecimiento de la especie en la Isla sigue siendo exponencial, con un censo que hoy supera los 500 ejemplares.

Guacamayo Cabeciazul, Perú

Perú, Brasil y Bolivia albergan al poco común Guacamayo Cabeciazul, si bien sus poblaciones localizadas no son nunca muy abundantes. Sin embargo, la población global goza cada vez de un mayor número de efectivos y su categoría de amenaza también ha pasado de “en peligro” a “vulnerable”.

Loro Parque Fundación ha financiado las investigaciones de campo para esta especie, logrando desarrollar mapas de campo que describen las localizaciones de la especie que temporalmente pueden ser más o menos abundantes.

Periquito Cornudo, Nueva Caledonia

En Nueva Caledonia, un periquito con la cabeza adornada por elegantes plumas, ha sufrido durante años la presencia de especies invasoras en su hábitat, como las ratas, que atacan sus huevos y sus pollos. Vigilar sus territorios durante toda la temporada de cría, e identificar estrategias de reproducción y condiciones de hábitat de la especie, han permitido su prosperidad en los últimos años, pasando su categoría de “en peligro” a “vulnerable”.

Inseparable Cachetón, Zambia

Loro Parque Fundación colaboró, desde 1997, con el ‘Research Centre for African Parrot Conservation’ en Sudáfrica, en la investigación sobre las poblaciones del Inseparable Cachetón, un pequeño loro del que se conocía muy poco de sus poblaciones al sudoeste de Zambia.

Aprender sobre su hábitat, su biología en general, e interactuar con las poblaciones locales para que entendiesen la importancia de preservarlo y cómo hacerlo ha sido crucial para la recuperación de esta especie que hoy es, de nuevo, abundante en el medio. Loro Parque Fundación continúa hoy en día apoyando la investigación de esta especie en el campo para contar con censos actualizados.