Sanidad

Sanidad recuerda que el tabaco es la causa más importante de muerte prevenible en Canarias

José Juan Alemán ha recordado que el consumo de tabaco provoca enfermedades y muerte prematura a miles de personas cada año en Canarias

José Juan Alemán Sánchez y Alicia Hernández durante la rueda de prensa. DA
José Juan Alemán Sánchez y Alicia Hernández durante la rueda de prensa. DA

El director general de Salud Pública del Servicio Canario de la Salud (SCS), José Juan Alemán, ha informado hoy en rueda de prensa de las actividades que su departamento ha organizado con motivo de la celebración el próximo 31 de mayo del Día Mundial Sin Tabaco, y ha dado a conocer las cifras de consumo de tabaco en Canarias y las líneas de actuación que se siguen en la prevención y el control del tabaquismo.

Junto a él, Alicia Hernández, médico de familia y coordinadora del Grupo de Abordaje al Tabaquismo de la SemFYC, ha presentado los datos de la encuesta de la Semana Sin Humo. La SemFYC es la federación de las 17 Sociedades de Medicina de Familia y Comunitaria que existen en España y agrupa a más de 19.500 médicos de familia.

José Juan Alemán ha recordado que el consumo de tabaco provoca enfermedades y muerte prematura a miles de personas cada año en Canarias. “Constituye la causa más importante de muerte prevenible en nuestra sociedad”, ha señalado.

Para el director de Salud Pública, todos los factores que influyen en el consumo deben ser tenidos en cuenta para poder abordar el problema. La prevención del consumo en los más jóvenes es una prioridad, con programas que desarrollen habilidades y capacidades para poder vivir y desarrollarse sin necesidad de consumir este tóxico.

Alemán ha dado a conocer las cifras del consumo de tabaco en Canarias y las líneas de actuación de su departamento en la prevención y el control del tabaquismo:

El consumo de tabaco en Canarias

En Canarias se estima que fallecen cada año unas 2.300 como consecuencia del consumo de tabaco y que el coste en servicios sanitarios derivado del consumo de tabaco puede representar unos 180 millones de euros.

Según la Encuesta de Salud de Canarias de 2015, siguen fumando en nuestra Comunidad Autónoma alrededor de 466.000 personas mayores de 16 años, lo que constituye el 26,2% del total de la población. La proporción de varones (28,7%) y de mujeres que fuman (23,7%) ya es muy próxima. Esto ocurre en regiones en las que la epidemia de tabaquismo ya está muy evolucionada; disminuye la proporción de varones fumadores y se acerca a la de mujeres.

Destaca el incremento de personas que nunca han fumado, que ha pasado de un 50% en 2004 a un 58% en 2015, sobre todo en los varones (39% en 2004 hasta el 61,7% en 2015).

Actividades para celebrar el Día Mundial Sin Tabaco

Este año las acciones de la Dirección General de Salud Pública del Servicio Canario de la Salud incorporan el mensaje de la Organización Mundial de la Salud “El tabaco rompe corazones” para destacar los daños irreparables que ocasiona el tabaco en el sistema cardiovascular de los fumadores.

Aunque es un hecho conocido desde hace décadas, no deja de ser relevante que el tabaquismo siga constituyendo casi un tercio de los casos la causa de muerte de origen cardiovascular. Sin embargo, también es necesario insistir en otro aspecto relevante, aunque sea tomando una cierta licencia literaria, y es que el tabaco rompe otros corazones: los de los familiares y amigos de los fallecidos.

Para esta celebración la Dirección General de Salud Pública ha editado:
2.500 carteles. En este año se ha elegido sumarnos a la campaña de la OMS porque hace referencia a los efectos cardiovasculares del tabaco y en Canarias tenemos una alta morbimortalidad cardiovascular.
50.000 folletos del programa PAFCAN. Se trata de promocionar que los fumadores dejen de fumar lo antes posible y este programa puede facilitar la toma de esta decisión.

Todos los materiales editados se van a distribuir entre todos los centros sanitarios del SCS y en los centros docentes participantes en el programa ITESplus.

Además, se ha establecido un diálogo con todas las áreas de salud para que se coloquen mesas informativas y se realicen actividades en todas las islas.

Actuaciones de Salud Pública frente al tabaquismo

En el programa de tabaquismo de la Dirección General de Salud Pública se han establecido unas prioridades, acordes con al Convenio Marco de la Organización Mundial de la Salud. Podemos distinguir tres grandes áreas de trabajo:

1.- La prevención del consumo. En este campo destaca el Programa ITESplus, de Intervención sobre Tabaquismo y Consumo de alcohol en enseñanza secundaria, en el que participan 84 centros de toda Canarias, con unos resultados positivos. Al final del mismo hay una proporción de fumadores entre los participantes un 54% menor que entre la población adolescente que no ha hecho el ITESplus.

2.- La promoción de espacios libres de humo. Para este objetivo se lleva a cabo la campaña de inspecciones sanitarias para asegurar el cumplimiento de la normativa vigente de establecimientos y lugares de trabajo. Hasta la fecha se han efectuado 12.621 inspecciones. Se mantiene el grado de cumplimiento del 87,8% de todos los parámetros investigados. Las infracciones más frecuentemente detectadas son las relacionadas con la señalización de locales o establecimientos, consideradas como una infracción leve. Los establecimientos que presentan un menor grado de cumplimiento son los locales de ocio nocturno (70%)

3.- Promoción de una vida libre de tabaco. En este sentido se realizan dos actividades:

a) Promoción de la salud. A través de la estrategia de Los Círculos de la Vida Saludable. Para incentivar a los fumadores a realizar un intento serio para dejar de fumar

b) Programa de Ayuda al Fumador de Canarias (PAFCAN), para promocionar el cese del consumo en los fumadores actuales. A través de este programa, la persona fumadora que decida hacer un intento serio para dejar el tabaco podrá contar una financiación del 50% en los fármacos que precise y la ayuda y el seguimiento de profesionales sanitarios del Servicio Canario de la Salud que aseguran unas mayores expectativas de éxito.

Se han realizado 22.900 dispensaciones de fármacos dentro del programa. La efectividad del programa está siendo la esperada: El 48,3% de los pacientes que han terminado el tratamiento se han mantenido sin fumar a los tres meses y el 41% a los seis meses.

Encuesta Semana Sin Humo de la SemFYC

Alicia Hernández Rodríguez, médico de familia coordinadora del Grupo de Abordaje al Tabaquismo de la SemFYC, ha presentado los datos más relevantes de la encuesta de la Semana Sin Humo, en la que se han entrevistado a más de 5000 personas.

Hernández ha señalado que en España cada año mueren más de 52.000 personas por causas directamente relacionadas con el consumo de tabaco, mayormente víctimas de cáncer de pulmón (causante de un 81% de las defunciones anuales entre 2010 y 2014, según datos del Ministerio).

Estos datos, confrontados con el número de médicos de familia del país (28.500), equivalen a hablar de que, cada médico de familia ve cómo fallecen a dos pacientes al año a causa del tabaco.

Con esta realidad sobre la mesa, la SemFYC convoca desde hace 19 años la Semana Sin Humo que persigue concienciar a la población sobre la importancia de no fumar, apoyar a las personas que han dejado el hábito de consumir tabaco y visualiza el grave problema social y sanitario que representa el tabaquismo, desde la medicina de familia y los centros de Atención Primaria.

Los datos de la Encuesta de la Semana Sin Humo revelan que, a día de hoy, un 57% de las personas, en algún momento de su vida, han consumido tabaco (un 15,6% todavía fuman diariamente, un 7,3% son fumadores ocasiones y 34,1% son ya exfumadores), frente al 43% que nunca han consumido tabaco.

El fumador activo (tanto aquel que declara ser fumador diario, como ocasional) se inició en el tabaco entre los 17 y 18 años y fuma menos de 10 cigarrillos al día (el 49,2%, así lo declara); son una minoría (4,1%) aquellos que declaran fumar más de una cajetilla, 20 cigarrillos, cada día.

Además, el producto tabáquico más consumido son los cigarrillos convencionales (69,6% de los fumadores dicen consumirlos), frente al tabaco para hacer cigarrillos a mano (13,7%) u otras opciones mucho más minoritarias (puros, cigarrillos electrónicos, pipas de agua o pipas convencionales).

Sobre el número de veces que ha intentado abandonar el hábito, se mantienen las mismas cifras registradas en años precedentes: un 70,1% de las personas que fuman han intentado dejar de fumar en más de una ocasión, hasta el punto de que un 16,7% lo ha intentado 4 o más veces.

En España, la proporción de exfumadores ha ido creciendo progresivamente a medida que la población tomaba consciencia de los perjuicios para la salud que entraña el consumo y la exposición al tabaco. Hoy en día, ya son un 34,1% de las personas que se declaran exfumadoras.

De estos, la gran mayoría dejaron de fumar hace más de 10 años (un 57%); en los dos últimos lustros, han sido un 33,2% los que han dejado de fumar (un 17,2% dejaron el tabaco hace entre 5 y 10 años; y un 16%, hace entre 1 y 5 años), y la cifra se reduce al 9,2% para los que dejaron el tabaco dentro de los últimos 12 meses.

Es remarcable que la mayoría de las personas que han abandonado el hábito de fumar relatan haberlo conseguido solos y sin ayuda, y sin emplear ningún tratamiento farmacológico (82% no lo requirieron, frente a un 18% que sí lo emplearon). Sin embargo, entre los que reclamaron ayuda, el personal sanitario (médico o enfermero) es el profesional de referencia en el apoyo en la deshabituación.

En el análisis de qué motivos impulsarían a las personas que fuman a abandonar este hábito, los fumadores afirman que el principal motivo sería la propia salud, en el caso que se les diagnosticara una enfermedad relacionada directamente con el consumo de tabaco (28%), aunque la mayoría (61,8%) señalan que aquello que les empujaría a dejar de fumar serían una combinación de varios motivos, como el estado de salud de la familia/convivientes, la financiación del tratamiento farmacológico para dejar de fumar, el aumento del precio del tabaco u otras medidas como el impulso de espacios sin humo, el empaquetado genérico, etc.

La encuesta apunta que 61,4% de las personas (incluyendo fumadores y no fumadores) sí estaría de acuerdo en aumentar el precio del paquete de tabaco a 8 euros.

Un 65,4% de los encuestados se consideran expuestos al humo ambiental (predominantemente en terrazas, un 31,4%, aunque un 22,5% se siente expuesto en múltiples emplazamientos como en los bares, los restaurantes, en el trabajo — aún que exista la prohibición expresa de fumar en los lugares de trabajo— o en el coche.

A pesar de esta percepción, también es cierto que, en relación al incumplimiento de la prohibición de fumar en bares y terrazas, la mayoría estima que la normativa se cumple entre casi siempre (30,8%) y habitualmente (20,7%); solo un 5,4% estima que su cumplimiento es anecdótico (“raramente”).

El tabaquismo provocó, entre 2010 y 2014, 259.348 muertes en España; una media de 51.870 anuales. Son datos del estudio “Muertes atribuibles al consumo de tabaco en España 2000-2014”, del Ministerio de Sanidad donde se concreta que la mayoría de esas muertes ocurrieron en hombres y la mitad fueron muertes por cáncer, aunque en los últimos años el número de muertes atribuibles al tabaco ha visto un descenso en los hombres al tiempo que aumentaban las cifras de afectación entre las mujeres.

Estas cifras convierten al tabaco en la principal causa aislada de morbilidad y de mortalidad prematura evitable en España.