la laguna

La Universidad permite ya 250 trámites electrónicos y quiere “acabar con el papel” este año

La institución académica lagunera destina unos dos millones de euros anuales al mantenimiento y renovación de sistemas informáticos, que se han ido mejorando en los últimos años

Centro de Proceso de Datos se encuentran en el Edificio Central de la ULL
Las instalaciones del Centro de Proceso de Datos se encuentran en el Edificio Central de la ULL / DA

Alumnos, profesores y personal de la Universidad de La Laguna (ULL) pueden gestionar en estos momentos 250 trámites administrativos de la institución a través de internet, de forma telemática. No obstante, la intención es seguir incorporando procesos a la sede electrónica del centro, con el objetivo de “acabar con el papel” a lo largo de este año. Así lo explicaron el rector de la ULL, Antonio Martinón, y el vicerrector de Tecnologías de la Información y Desarrollo Digital, Francisco de Sande. La matrícula del alumnado, notificaciones, la firma de las actas o la consulta de los trabajos de fin de carrera son algunos de los procedimientos que la ULL permite hacer a través de internet. El vicerrector recalcó que se está trabajando por seguir implementando la oferta, unos planes secundados por el rector. “Nos gustaría, aunque no está cerrado, que antes de final año no haya papel”, aseveró Martinón.

El responsable en la ULL de Tecnologías de la Información explicó que dentro de la institución académica su departamento dispone al año de un presupuesto de cerca de dos millones de euros, no solo para hacer frente a los gastos de personal, sino también para el mantenimiento e inversión de todos los sistemas informáticos. Asimismo, reveló que la ULL dispone en la actualidad de más de 23.000 puntos de red, más de 7.600 usuarios únicos al día en las conexiones wifi, más de 400 ordenadores de gestión y casi otros 2.500 en aulas de informática, y unas 200 impresoras.

Precisamente, el vicerrector indicó que se está trabajando en poner en marcha un nuevo proyecto con el fin de reducir el número de impresoras, de tal manera que ya no exista un operativo por cada despacho. Además, adelantó que la idea es ofrecer en un futuro la posibilidad de que el alumnado también haga uso de estas, con un coste moderado. “No pretendemos hacer negocio, sino que se pague por el gasto que supone”, apuntó De Sande. Martinón puso en valor, también, la utilización por parte de la Universidad del software libre.

 

Fiscalía

El rector de la ULL anunció, asimismo, que se ha abierto un proceso de información para conocer quién filtró los datos personales de algunos alumnos, para luego, si procede, elevarlo a Fiscalía. La ULL reconoció que un error en el sistema provocó este incidente -que se produjo hace varias semanas-, aunque matizaron que quien incumple la ley es el que filtra los datos.