sanidad

Tres de cada diez menores en Canarias no están atendidos por un pediatra

Los especialistas demandan un plan para paliar el déficit y piden mejorar la coordinación entre Atención Primaria y los hospitales

Los representantes de los pediatras expusieron ayer la situación de esta especialidad médica. Fran Pallero
Los representantes de los pediatras expusieron ayer la situación de esta especialidad médica. Fran Pallero

El Archipiélago presenta un déficit del 30% en la cifra de pediatras, lo que supone que cerca de tres de cada diez plazas de esta especialidad, que atiende a menores de hasta 16 años, están ocupadas por médicos que no tienen la formación. Este escenario se traduce en que el 30% de los 250.000 niños y adolescentes canarios no están asistidos por un especialista, esto es, unos 75.000 menores. Así lo apuntó el presidente de la Asociación de Pediatría de Atención Primaria de Canarias, Agustín Graffigna, quien, junto con el presidente de la Sociedad Canaria de Pediatría en Santa Cruz de Tenerife, Luis Ortigosa, ofreció una rueda de prensa en la que se puso de manifiesto la situación de esta especialidad médica en las Islas, similar a lo que ocurre en el resto del territorio nacional. Además, expusieron una serie de propuestas con el fin de evitar que el sistema se deteriore aún más, ya que consideran que actualmente “corre peligro”.

Los expertos recalcaron que el hecho de que los niños no sean asistidos por un pediatra no significa que reciban una mala atención, pero puntualizaron que lo ideal es que esta corresponda a un especialista, “que es quien se ha formado para ello”. Además, insistieron en que en la actualidad cerca del 45% de los pediatras canarios supera los 55 años, lo que supone que el déficit de esta rama en 10 años puede alcanzar el 60% o el 70%.

En cuanto a las propuestas para mejorar la atención, tanto Ortigosa como Graffigna, al igual que los jefes de Pediatría del Hospital Universitario de Canarias y de la Candelaria, Carlos Ormazabal y Jorge Gómez, señalaron la idoneidad de mejorar la coordinación entre los profesionales de Atención Primaria y los hospitales, así como de crear centros de agrupación pediátrica.