La Laguna

La oposición municipal obliga a CC-PSOE a compartir el personal eventual

El grupo de gobierno pierde la votación en la que XTF-NC pedía un reparto equitativo de los puestos de confianza

El portavoz de XTF-NC, Santiago Pérez, en un pleno anterior. S. Méndez
El portavoz de XTF-NC, Santiago Pérez, en un pleno anterior. S. Méndez

El Gobierno del Ayuntamiento de La Laguna (CC-PSOE) salió de nuevo derrotado, en el pleno celebrado ayer, en su intención de desestimar el recurso de reposición presentado por el portavoz de Por Tenerife-Nueva Canarias (XTF-NC), Santiago Pérez, contra el acuerdo sobre la adscripción de personal eventual a los grupos políticos. Según explicó Pérez, “el origen del problema se encuentra en el hecho de que todo el personal eventual al servicio del Ayuntamiento lo acapara el Gobierno (27 asesores para nueve concejales)”. De ahí, que el portavoz de XTF-NC propusiera con una moción adscribir a cada grupo político, con carácter proporcional al número de miembros, un número adecuado de personal eventual para la realización de las tareas de apoyo y asesoramiento indispensables para el ejercicio de sus funciones corporativas. Moción que finalmente se votó y que perdió el equipo de gobierno presidido por José Alberto Díaz.

El alcalde, según detalló el portavoz de XTF-NC, pretendió primero que no se votara este punto del orden del día, aludiendo a la necesidad de que la secretaria informara sobre una enmienda presentada por el propio Pérez. Sin embargo, el concejal la retiró sobre la marcha y el alcalde “no tuvo otro remedio” que pasarla a votación y perderla, con el único apoyo del PSOE, “cuya portavoz, Mónica Martín, quiere seguir disfrutando del 100% del personal eventual para el Gobierno”, afirmó Santiago Pérez. El concejal de XTF-NC avanzó que todos los grupos de la oposición elaborarán un escrito dirigido a la secretaría del Pleno y al propio alcalde, para que se lleve a cabo “con carácter inmediato” el reparto del personal eventual en los términos que se recoge en la moción aprobada. El objetivo, explicó, no es otro que evitar que esta moción, “como otras tantas que se han aprobado”, caiga en un limbo y no llegue a ejecutarse antes de que finalice el mandato el próximo año.