Sociedad

Alumnos canarios diseñan el mejor proyecto inclusivo de España

Las soluciones tecnológicas aportadas por estudiantes de nueve centros de las Islas para mejorar la vida de personas con discapacidad obtiene el principal galardón entre más de 350 iniciativas

Varias alumnas conversan con un voluntario con discapacidad en un aula. DA
Varias alumnas conversan con un voluntario con discapacidad en un aula. DA

Una revolucionaria iniciativa educativa para ayudar a mejorar la calidad de vida de personas con discapacidad, que nació en el sur de Tenerife el año pasado, acaba de ser distinguida como el mejor proyecto de España en la categoría Educación Inclusiva, Igualdad y Diversidad. Pro Quo, que resultó elegida por el jurado entre entre más de 350 propuestas presentadas desde todas las comunidades autónomas, recibirá el reconocimiento en el Salón de Tecnología para la Enseñanza (SIMO), que se celebrará en Madrid entre los días 13 y 15 de este mes, y en el que se darán a conocer las 30 experiencias educativas más innovadoras del país.

El proyecto ofrece soluciones tecnológicas desde la escuela para que las personas que padecen alguna discapacidad desarrollen una vida lo más normal posible. Las aportaciones de los alumnos de los institutos de Adeje, Alcalá, Granadilla, Ichasagua, Punta Larga, San Miguel, Santa Ana, Tomás de Iriarte y Tony Gallardo (Gran Canaria) se basan en diseño e impresión en 3D, robótica, Arduino, aplicaciones móviles y domótica, herramientas con las que han creado armarios de estantes con botones, mecanismos de apertura de botes, sistemas de luces en bastones, pasadores de páginas, dispositivos para facilitar el acceso a la ducha, localizador de barreras arquitectónicas, brazos para alcanzar objetos en lo alto de los armarios, semáforo de ruidos, extensiones imantadas para coger objetos en altura y hasta maquetas de casas domóticas activadas mediante tarjetas o mandos a distancia.

La iniciativa, promovida inicialmente por  Asen Reyes, coordinadora del proyecto y técnico de la ONG tinerfeña Coordicanarias (Coordinadora de Personas con Discapacidad Física de Canarias), y Fernando Fariña, profesor del IES Santa Ana, no ha parado de crecer. El curso pasado se cerró con la participación de más de 800 alumnos, de 4º de la ESO, 1º y 2º de Bachillerato y del ciclo formativo de Electrónica de Tenerife y Gran Canaria, y una veintena de profesores, y este año el programa ya se ha extendido a 15 centros de todas las islas gracias al apoyo logístico de la Consejería de Educación y a la aportación económica del departamento de Políticas Sociales (a la espera de la resolución de la subvención).

Pero, junto a los alumnos, los grandes protagonistas de este proyecto pionero han sido las 13 personas (6 en Tenerife y 7 en Gran Canaria) con discapacidades tan severas como ataxia y parálisis cerebral, sin cuya decisiva aportación Pro Quo no hubiera alcanzado las ratios de eficacia logradas. No dudaron en aceptar, a pesar de sus notables limitaciones físicas, visitar los institutos implicados en el proyecto para transmitir sus necesidades a estudiantes de entre 16 y 18 años. Allí, en las aulas, uno por uno explicó cómo era su día a día, qué obstáculos afrontaban en sus tareas cotidianas y qué barreras les resultaban infranqueables. La crudeza de los relatos y la empatía generada en los chicos y chicas fue la chispa que encendió la mecha de las ideas de los alumnos, que de inmediato se pusieron manos a la obra como si les fuera la vida en ello.

La implicación en Pro Quo del Centro del Profesorado Tenerife Sur también ha resultado muy valiosa, al implementar un seminario de formación para que los docentes aprendieran las herramientas tecnológicas básicas y la metodología indicada para introducirla en las aulas. Su director, Marcos Méndez, celebraba ayer el premio nacional: “Estamos felices porque supone un espaldarazo al mensaje que queremos transmitir al alumnado, que es que desde la escuela se puede cambiar la vida de muchas personas”.

Asen Reyes, de Coordicanarias, tampoco podía disimular su alegría por la distinción del jurado de SIMO. “Lo fundamental es que este galardón significa un gran respaldo para garantizar la continuidad del proyecto, porque en ningún caso queríamos que fuera flor de un día; debe tener continuidad”, manifestó, y resaltó el triple objetivo que cumple Pro Quo: “Promueve la educación en valores, inculca el respeto a la diversidad y normaliza la discapacidad”. Además de los citados, asistirá a recoger el premio la próxima semana la alumna del IES Punta Larga Alejandra Díaz .